Persona conduciendo detrás de un volante
Vía: Pixabay

Los automóviles eléctricos son una alternativa de conducción amigable con el medio ambiente. Se ha demostrado que su uso reduce de forma significativa la emisión de gases de efecto invernadero. Incluso, que son más seguro que los vehículos tradicionales, es decir, de combustibles fósiles, ¿por qué?

La mecánica interna y la forma de conducción de los vehículos eléctricos son factores claves en la seguridad de las personas. En primera instancia porque la carga de las baterías de estos autos es mucho más lenta que un llenado de tanque tradicional. Incluso, se agota más rápido.

Si bien estos factores parecen negativos, no lo son. Esto debido a que recurriremos en múltiples ocasiones a estaciones de carga. Lo que significa que podremos tomar más tiempo para descansar cuando realizamos viajes largos.

La forma de conducción de los autos eléctricos es muy segura

Hablamos de una recomendación muy importante para los conductores que deben recorrer muchos kilómetros de carretera. El descanso es primordial para evitar accidentes de tránsito. Una de las diez primeras causas de muertes a nivel mundial.

Accidente de tránsito
Los autos eléctricos evitan que este tipo de accidente sucedan

Desde otra perspectiva, si no quieres agotar la batería de tu auto, puedes ahorrarla. Solo debes conducir más despacio, evitar la aceleración y el frenado brusco. Tal como menciona TheNextWeb, “cumplir con el límite de velocidad de 70 millas por hora” reduce el consumo energético. En efecto, se conduce con mayor prudencia, los viajes son más seguros y se evitan accidentes.

La mecánica interna de los autos eléctricos garantiza una conducción segura

A diferencia de los autos tradicionales, los vehículos eléctricos cuentan con más de un motor. Por ende, cuando el conductor pisa el acelerador, el auto “interpreta la posición para decidir cuánta fuerza necesita para acelerar”, creando un par de motor. Todo este proceso se conoce como vectorización de par.

Esta tecnología permite variar el par en cada semieje del vehículo. En efecto, pueden “distribuir la tracción o el frenado a diferentes motores” del automóvil. Básicamente, permite que las ruedas se agarren a la carretera para un mejor despegue y manejo. De esta forma, ofrece mejor repuesta a las curvas y destrezas para esquivar de obstáculos.

Los autos eléctricos siguen creciendo. Cada día son más las empresas interesadas en adentrarse en este mercado que promete ser el futuro de la conducción. Más aún porque contribuyen de forma significativa con nuestro ecosistema y son un medio de transporte bastante seguro.

Lea también:

¿Los autos eléctricos realmente usan energía renovable?