Sabemos claramente que bañarnos no solo es una parte vital de nuestra higiene, sino una necesidad para compartir en sociedad. Por esto, ahora que nos enfrentamos a la soledad de la pandemia, puede que nuestros hábitos hayan cambiado un poco, debido a la falta de contacto social físico diario. Pero… ¿qué tanto cambio es aceptable? ¿cuál es la frecuencia correcta con la que deberíamos tomar una ducha?

En general, una persona sedentaria puede llegar a pasar incluso días sin bañarse y sin realmente sentir debería tomar una ducha. Sin embargo, esto no implica que ella no sea necesaria.

Para poder aclarar entonces cada cuánto tiempo es necesaria una ducha sí o sí, The Dollar Shave Club buscó la opinión de un experto. Por ello, contactaron con el Dr. Anthony Rossi, un dermatólogo miembro Memorial Sloan Kettering Cancer Center.

¿La mayoría de las personas se duchan de más?

Uno de los primeros detalles que el Dr. Rossi aclara es que no solo estamos en riesgo de ducharnos poco, sino también de excedernos.

“La mayoría de las personas se bañan en exceso, (…) por lo que ducharse más de una vez al día es probablemente excesivo”, dice.

En otras palabras, si podemos evitarlo, lo mejor es no superar un baño al día. Ya que, de otro modo, podríamos terminar por deshidratar la piel y despojarla de todos sus aceites naturales.

Como única excepción el dermatólogo menciona las veces que hayamos entrenado o realizado actividad física que nos llevara a sudar. En estos casos, la mejor alternativa siempre será tomar una ducha, aunque sea la segunda del día. Todo debido a que, de otro modo, la piel se quedará con una gran cantidad de toxinas que podría reabsorber y terminar perjudicándose.

La frecuencia perfecta: ¿qué tan seguido deberíamos tomar una ducha?

Bañera blanca con grifo plateado.
Vía PxHere.

En caso de que no tengamos una vida muy activa, y el sudor no sea una ocurrencia diaria, el Dr. Rossi comenta que un baño cada dos días podría ser más que suficiente. “Eso sería un equilibrio saludable entre no ducharse demasiado, pero tampoco ducharse poco”, agregó.

En otras palabras, un baño cada dos días podría mantener nuestra piel limpia, sin deshidratarla demasiado. Esto último sobre todo “especialmente si tiene algo como eccema (o dermatitis atópica), donde la ducha elimina la humedad natural de la piel”, aclaró el dermatólogo.

Ahora, esto no implica que todos los rituales de higiene deban postponerse por dos días. Por ejemplo, la limpieza de zonas como la ingle, el trasero y las axilas deberían darse todos los días.

Por esto, si vas a ajustar la frecuencia con la que acostumbras tomar duchas, recuerda añadir a tu rutina unos minutos para limpiar con toallas húmedas estas áreas. Después de todo, en ellas se acumulan grandes cantidades de bacterias limpiamente que, si no se remueven, pueden terminar causando infecciones.

¿Por qué debemos tomar una ducha con cierta regularidad?

Incluso si no tenemos demasiada actividad física, hay zonas de nuestro cuerpo que indiscutiblemente acumularán bacterias día a día. Tal como lo mencionó el Dr. Rossi, áreas como la entrepierna y las axilas necesitarán de más limpieza que un baño cada dos días. Todo de forma que se puedan evitar las posibles infecciones y sus consecuencias.

Pero esto no implica que podamos ignorar el resto de nuestro cuerpo. Además de los claros beneficios corporales que trae el baño, también hay que mencionar sus efectos sobre nuestro bienestar general. Ya sea que tomemos una ducha fría o un baño caliente, estas nos podrán ayudar a relajarnos y a mejorar nuestro ánimo.

Como si fuera poco, una tomar una ducha puede ser justo lo que necesita nuestro cerebro para activar su creatividad y solucionar ese problema que nos molesta desde hace días. Por estos motivos, incluso si no vas a ver a nadie, sería bueno que no pongas demasiado espacio entre un baño y otro, tanto por tu salud física como la mental.

Lea también:

¿Cuál es la duración correcta que debería tener un baño?

Escribir un comentario