Célula de cáncer de pulmón en un fondo morado.
B0007209 Lung cancer cell

Un equipo de científicos del VCU Massey Cancer Center descubrió recientemente una proteína que juega un papel clave en el crecimiento del cáncer de pulmón. Esta parece operar de manera conjunta con una mutación genética específica difícil de atacar.

Pero tal como indican los autores en su artículo en la revista Nature Communications, desarrollar un tratamiento dirigido a ellas podría mejorar el pronóstico de los pacientes con tumores pulmonares.

Mutaciones de ganancia de función que hacen a los genes oncogénicos

En primer lugar, hablemos de p53, un gen que, en condiciones normales, actúa como un supresor de tumores al causar la muerte de las células cancerosas. A pesar de cumplir una función tan importante, ciertas mutaciones pueden trastornarlo por completo y convertirlo en el malo de la película.

Los estudios previos han demostrado que más de la mitad de todos los cánceres exhiben mutaciones en el gen p53, lo cual lo convierte en un objetivo digno de comprensión para el desarrollo de terapias. Es por ello que los investigadores dedicaron esta oportunidad a estudiar su papel con mayor profundidad.

Para ello, usaron modelos preclínicos de cáncer de pulmón impulsados ​​por mutaciones de ganancia de función, un tipo de mutación que, como su nombre lo indica, confiere una función adicional al gen al que afectan. En el caso del p53, lo convierten en un oncogén, lo que quiere decir que su objetivo será promover la reproducción celular descontrolada a través de la transactivación y contribuir a la formación de tumores.

Crecimiento del cáncer de pulmón guiado por la mutación y una proteína

Los investigadores descubrieron que las mutaciones en el gen p53 están vinculadas con una proteína específica denominada PLK3. Al coincidir, esta promueve la copia del código genético y promueve la transactivación. La proteína activa un aminoácido llamado serina 20 (S20), un bloque de construcción celular que también juega un papel en la replicación de células cancerosas.

El equipo quedó aún más convencido de ello al probar el proceso inverso inhibiendo la proteína PLK3 en las células que portaban la mutación de ganancia de función. Después de hacerlo, notaron una disminución en la función de S20 junto con reducciones generales en la transactivación y, por consiguiente, de la formación de células tumorales.

“Nuestra investigación indica que la mutación de ganancia de función en p53 explota PLK3 para activar su capacidad de transactivación y ejercer funciones oncogénicas, aumentando la posibilidad de dirigirse a las células cancerosas impulsadas por p53 utilizando inhibidores de PLK3”, dijo Sumitra Deb, miembro del programa de investigación de Biología del Cáncer en Massey y profesor en el Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Facultad de Medicina de VCU.

Pero haber descubierto esto también supone una nuevo objetivo terapéutico que podría ayudar a las personas con cáncer de pulmón que poseen esta mutación. Por ello, el equipo continuará explorando el potencial de los inhibidores de la proteína para el desarrollo de fármacos más eficaces en el tratamiento del cáncer de pulmón. Esto podría incluso mejorar los resultados de otras formas de cáncer asociadas también a esta mutación genética.

Referencia:

The oncogenicity of tumor-derived mutant p53 is enhanced by the recruitment of PLK3. https://www.nature.com/articles/s41467-021-20928-8

Lea también:

Esta proteína puede causar metástasis cerebral en cáncer de mama y de pulmón