Mano sujetando un mundo con forma de virus similar al causante del COVID-19 que se está estudiando en ensayos clínicos alrededor de todo el mundo,
Vía Pixabay.

El coronavirus ya ha acumulado más de 141 millones de casos en todo el globo y ha superado las 3 millones de muertes. Por ahora, aunque las vacunas ya están llegando al mundo, el paso de este virus continúa redoblado y difícil de detener. Por esto, vale la pena continuar con las investigaciones, aunque estas incluyan ensayos clínicos tan poco ortodoxos como aquel que planea exponer a sus participantes al COVID-19.

Según ha reportado New Scientist, este se trata de uno de los dos ensayos ‘challenge’, traducido como ‘desafío’, que se darán en el Reino Unido. Dentro de estos, se estará poniendo a prueba la inmunidad contra el SARS-CoV-2 que desarrollan los sobrevivientes de la enfermedad.

¿Por qué planean exponer a las personas al COVID-19 durante el ensayo?

En estos momentos, a pesar de que se han hecho amplios estudios sobre el coronavirus, sigue siendo poco lo que se sabe de su inmunidad. Por este motivo, aún nos rondan preguntas relacionadas con la potencia de la reacción inmune de nuestro cuerpo, su duración y su efectividad.

Hasta la fecha, estos puntos no han estado claros y los resultados al respecto han sido confusos. Ya que algunos estudios han arrojado que la inmunidad podría durar hasta más de 8 meses, mientras que otros apenas la reducen a 2.

Personas con mascarillas contra el COVID-19 caminando por una calle,
Crédito: Manaure Quintero/Reuters.

Igualmente, no se tiene clara la calidad de la respuesta inmunológica liberada por el organismo, ni que tan buena sea para evitar un segundo contagio –o una cepa diferente del virus–. De allí que sea vital que se realicen ensayos clínicos sobre el COVID-19 como el ahora liderado por la Universidad de Oxford. Ya que estos ofrecen acceso a una fuente de información que, de otra manera, permanecería inalcanzable.

¿Cómo funcionará este ensayo clínico?

Básicamente, los investigadores rociarán las partículas del virus en la nariz de los participantes que ya padecieron la enfermedad. De este modo, podrán medir qué nivel de efectividad tiene la inmunización natural del organismo y, con suerte, establecer también el tiempo promedio de su duración.

Gracias a la realización de estos ensayos clínicos, al exponer a los pacientes al COVID-19 se podrá identificar qué componentes inmunitarios son más efectivos. En otras palabras, evaluará la funcionalidad de los anticuerpos, células T, células B y afines involucrados en la respuesta inmunológica.

El segundo estudio, que forma para de la dupla ‘challenge’ está a cargo del London Imperial College. Este tendrá condiciones muy similares al primero, pero estará trabajando con personas que no hayan tenido COVI-19 antes, por lo que se evaluará la respuesta inicial del organismo al virus, si lo contraen.

Referencia:

First volunteers on COVID-19 human challenge study leave quarantine. Imperial College London: https://www.imperial.ac.uk/news/218294/first-volunteers-covid-19-human-challenge-study/

Human challenge trial launches to study immune response to COVID-19. Universidad de Oxford: https://www.ox.ac.uk/news/2021-04-19-human-challenge-trial-launches-study-immune-response-covid-19

Lea también:

¿La pandemia de COVID-19 podría impulsar la diversidad en los ensayos clínicos?