Arañas caminado en borde de lavamanos en el baño.
Crédito: RHJ. Vía Adobe Stock.

Los arácnidos son indiscutidos huéspedes en nuestro hogar. Sin importar cuánto limpiemos, al menos una de estas inteligentes vacunas de ocho patas seguramente se colará en los rincones menos visitados de nuestro hogar. En general, nuestra convivencia es tranquila, en un mutuo acuerdo para no perturbarnos. Pero, si nos encontramos cara a cara, puede que queramos recordar los métodos más eficientes para matar arañas.

En general, muchos de estos encuentros ocurren en el baño. Ya que, al igual que nosotros, las arañas necesitan beber agua, por lo que prefieren ubicarse cerca de fuentes de esta. Sin embargo, esta ubicación también expone a las pequeñas a ser lanzadas por el drenaje apenas se ve caminando por donde no deberían.

Aunque efectivamente al lanzarlas por el drenaje podríamos deshacernos de ellas, realmente no lo estaríamos haciendo de la mejor manera posible. Sobretodo comparando el predicamento al que las someteríamos, con el daño nulo que la mayoría de las arañas caseras pueden hacerle a los humanos.

Pero… ¿Las arañas no solo se ahogan?

Araña en lavamanos.
Vía arstechnica.com

Sí, pero muy lentamente. Existen algunas excepciones, como algunos tipos de arañas acuáticas, como recalcó Jerome Rovner para Real Clear Science, que están adaptadas para salir a respirar solo una vez al día. Por lo que ellas serían unas de las afortunadas sobrevivientes al paseo por los tubos de drenaje.

Por otro lado, el resto de las arañas, aunque resistentes, no podrían soportar el viaje completo. Pero, lastimosamente, sí una buena parte. Tal como lo recalca Rovner, quien también es miembro de la American Arachnological Society:

“(…) el proceso de ahogamiento de una araña puede llevar una hora o más, ya que tienen una tasa metabólica extremadamente baja y, por lo tanto, una tasa muy baja de consumo de oxígeno”.

En otras palabras, cada vez que elegimos matar a las arañas al lanzarlas por el drenaje, estamos eligiendo un método que las someterá a un ahogamiento lento durante hasta más de una hora. Un elemento totalmente innecesario, cuando otras alternativas como congelarlas son mucho más amigables con ellas y las someten a mucho menos dolor, según recalcó Real Clear Science.

¿Por qué deberíamos cambiar nuestro método para matar arañas?

¿Y por qué no? Como mencionamos, en general estas pequeñas criaturas no nos hacen ningún daño ni tampoco nos perjudican en nuestro hogar. De hecho, muchas de ellas capturan y comen a otros insectos mucho más molestos como las moscas y los mosquitos.

Incluso, según un reporte de la CBS News, hay algunas variantes de arañas en África que tienen una particular preferencia por el mosquito que transmite la malaria. En otras palabras, estas arañas colaboran con el control de la población de estos mosquitos y, al mismo tiempo, ayudan a regular el contagio de esta enfermedad tropical que, según The Lancet Infectious Diseases, puede matar hasta un millón de humanos al año.

En otras palabras, las arañas son criaturas que no nos perturban ni son una amenaza real para nuestro bienestar. Y, en general, hasta pueden sernos de utilidad para controlar ciertos tipos de plaga. Por lo que, si planeamos deshacernos de ellas, lo menos que podríamos hacer sería condenarlas a una muerte lenta en el desagüe de nuestro hogar.

Lea también:

¿Por qué nombraron a esta nueva especie de araña como a un personaje de Disney?