Einstein tenía razón en una gran parte de sus postulados, de los cuales uno de los más famosos fue la Teoría de la Relatividad. Parte de esta explica cómo la gravedad tiene que ver con el espacio y el tiempo, y a su vez es la responsable de que el universo se encuentre en constante movimiento.

Gracias a este postulado —con el cual Einstein, con la ayuda de Schwarzschild, teorizó la existencia de los agujeros negros antes incluso que se sospechara de su existencia— entendemos que la Luna gira en torno a la Tierra porque se ve atraída por la gravedad de esta. Así, se hace una enorme cadena: la Tierra gira alrededor del Sol y este, a su vez, alrededor del centro de la Vía Láctea, el cual se cree que tiene un agujero negro supermasivo.

Entonces, tomando en cuenta que todo en nuestra galaxia gira en torno a algo más, ¿cuál es esta estructura alrededor de la que gira todo lo que conocemos?

Los científicos se refieren a él como El Muro, pero también es conocido como El Gran Atractor, y se trata de una de las concentraciones de galaxias más grandes del universo.

No podemos verlo

Sabemos que es masivo, entendemos que gracias a él nos movemos por el universo a una velocidad mayor a la esperada… pero casi no sabemos nada de él.

La teoría sobre su existencia data de 1986, cuando un grupo de científicos propuso que debía existir una impresionante concentración de materia responsable de atraer una multitud de galaxias. Este grupo de científicos, conocidos como los siete samuráis, le otorgaron el nombre a dicho conglomerado cósmico, pero les costó mucho explicar de qué se trataba exactamente.

Se cree que El Gran Atractor está constituido por millones de galaxias y se encuentra entre 150 y 250 millones de años luz, muy cercano al plano de la Vía Láctea. Es precisamente por esta última característica que casi no sabemos nada de él, puesto que el gas y el polvo estelar de nuestra galaxia, en la llamada “zona de evasión”, hacen casi imposible ver más allá en esa dirección.

Es tan difícil ver a través de la zona de evasión, que Carlos M. Gutiérrez, investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias, describe la experiencia como “intentar ver a través de una espesa niebla”.

Pero, ¿seremos absorbidos por él?

Qué es el Gran Atractor? – Ciencia de Sofá

En resumidas cuentas, la respuesta es que no. A pesar de que nos atrae de una manera muy intensa, y aunque su masa sea masiva, digamos que su “poder de atracción” no se equipara a la fuerza de expansión, la cual hace que todo se aleje de todo y nuestro universo se expanda.

Entonces, al respecto, podríamos agradecerle a la fuerza de expansión, pues la misma es más fuerte que la gravedad. Sin embargo, lo que le preocupa a los científicos en este sentido es precisamente que esta “lucha” de poderes termine afectando el movimiento de la Vía Láctea.

Y, ¿qué hay más allá de El Gran Atractor?

La belleza orgánica tras los algoritmos musicales - La piedra de Sísifo

Tal como dijimos al inicio del artículo, todo gira en torno a algo, y nuestro universo es increíblemente extenso. En vista de esto, es imposible creer que El Gran Atractor es el último en la cadena de estructuras masivas.

Aunque no tenemos certeza al respecto, sabemos que esta superestructura simplemente forma parte de una cadena a la que todos pertenecemos. En este sentido, nuestra Vía Láctea no solo se ve atraída por este conglomerado cósmico, sino también por lo que está más allá del famoso Muro.

Aún así, nos falta muchísimo camino por recorrer, así que quizás podríamos averiguar sobre este gran elemento cósmico antes de mirar más allá de nuestro horizonte.