Enfermera con rostro de preocupación sentada en el pasillo de un hospital.
Vía Adobe Stock.

Las tasas de suicidio en el mundo entero están aumentando. Sin embargo, existen países como Japón, Reino Unido o Estados Unidos, en donde esto se hace incluso más notorio. Pero, no toda la población presenta los mismos niveles de riesgo. Tal como se ve en el caso de las enfermeras, que parecen tener dos veces más probabilidad de suicidarse que las mujeres en general.

La investigación que nos ha permitido ver este detalle fue llevada a cabo por Matthew A. Davis, Benjamin A. Y. Cher, Christopher R. Friese y Julie P. W. Bynum. Sus resultados se publicaron en JAMA Psychiatry y nos han permitido ver una breca en el cuidado de la salud mental de los profesionales sanitarios que, hasta ahora, no ha sido apropiadamente abordada.

Las enfermeras intentan suicidarse dos veces más seguido que las mujeres en general

El estudio utilizó los registros estadounidenses para determinar cuántos suicidios se habían dado entre las enfermeras dentro de la última década y media en Estados Unidos. Su investigación reveló que se reportaron unos 156.141 en la población general (de los que un 77,8% eran hombres).

Ahora, de este total, 2.374 fueron de personas que tenía por profesión la enfermería. Acá la tendencia predominante cambió, siendo las enfermeras el 80,5% de los casos reportados (1.912, exactamente).

Cuando se buscaron las tendencias generales de suicidio de las mujeres dentro de los casos totales, se vio que las enfermeras casi duplicaban la incidencia promedio.

De hecho, presentaron 8,5 más suicidios por cada 100 mil personas que el porcentaje general entre las mujeres (17,1 suicidios por cada 100 mil contra 8,6 suicidios por cada 100 mil). Por su parte, esto no se hizo notorio, por ejemplo, entre las mujeres que eran médicos, quienes mostraron porcentajes de riesgo similares al promedio.

El suicidio de enfermeras: un evento que ha pasado bajo nuestro radar

“La conclusión para mí es que nos hemos centrado tanto en el bienestar de los médicos que, históricamente, no hemos prestado suficiente atención a esta enorme fuerza laboral que, según nuestros datos, tiene un riesgo mucho mayor”, declaró Davis.

En la actualidad, existen al menos 3 millones de profesionales de la enfermería activos en los Estados Unidos. De entre ellos, el 85% son mujeres. Por lo que, implica que casi la totalidad de esta fuerza laboral se encuentra entre los grupos con alto riesgo de suicidio.

Par de enfermeras atendiendo a un paciente en una habitación.
Crédito: US National Archives – GetArchive.

Hasta ahora, muchos estudios se han enfocado en la salud mental del personal médico, pero dirigiendo la vista a los doctores. Por este motivo, parece que no se ha prestado suficientemente atención al personal de enfermería, y sobre todo al femenino.

Los investigadores dejaron de recopilar datos poco antes de que empezara la pandemia. Con ella, ha llegado toda una nueva ola de presiones tanto laborales como familiares que han tenido al mundo de la salud contra la pared por más de un año. Debido a esto, los porcentajes de suicidio de enfermeras y demás profesionales de la salud posiblemente han aumentado significativamente desde el 2020.

Al reconocer esto, los investigadores insisten en la importancia de extender los programas de seguimiento y asistencia para que también incluyan a las enfermeras. Después de todo, estas han mostrado ser la población de profesionales de la salud más vulnerable y menos apoyada. Por lo que, si queremos cambiar esto, es necesario comenzar a prestarles la atención que se merecen.

Referencia:

Association of US Nurse and Physician Occupation With Risk of Suicide: doi:10.1001/jamapsychiatry.2021.0154

Lea también:

Enfermeras tienen mayor riesgo de sufrir trastornos de sueño