Diferentes tipos de afeitadoras de vello púbico sobre fondo verde.
Crédito: Michael Murtaugh.

El eliminar periódicamente la mayoría de los vellos de nuestro cuerpo es parte de la rutina de higiene de muchos. Sin embargo, no todos utilizan las mismas técnicas ni herramientas para lograrlo. Se sabe que, estas varían según el área que deseemos depilar. Pero… de ser necesario, ¿se pueden mezclar? Por ejemplo… ¿se podría usar una misma máquina de afeitar para la cara y también para el vello púbico?

Es posible afeitar la cara y el vello púbico con la misma máquina, pero no es recomendado

Según los expertos consultados por The Dollar Shave Club, compartir una misma máquina de afeitar para la cara y el vello púbico es posible, pero para nada higiénico. A estas alturas, sabemos que para diferentes áreas del cuerpo debemos acudir a distintas estrategias de depilado.

De allí que necesitemos tener cuidados especiales sobre las cicatrices o en zonas muy específicas como los nudillos. Por lo que, si nos tomamos el tiempo para dar un trato personalizado a estas áreas, ¿por qué no hacerlo con nuestro rostro y nuestra entrepierna?

Es claro que ambas partes, aunque cubiertas por piel, no tienen la misma disposición y, por ende, deberían tratarse de forma distinta. Además, la situación no se reduce solo a lo que podría ser lo mejor para la piel de cada área, sino a una medida de higiene básica para evitar que posibles infecciones se extiendan de un lugar a otro.

La máquina de afeitar que usamos para el vello púbico no debería tocar nuestra cara, y viceversa

Hombre usando una afeitadora automática para quitarse el vello púbico.
Crédito: Focus and Blur. Vía Shutterstock.

Como adelantamos más arriba, la diferenciación entre lo que usamos para afeitar nuestra cara y nuestro vello púbico no está allí solo por un tema de ubicación. De hecho, debido a las distintas características de ambos tipos de piel, cada una está sujeta a distintos tipos de infecciones.

El microbiólogo Jason Tetro, también conocido como “The Germ Guy”, aclaró más este punto al comentar:

“Todo se reduce a la transmisión de bacterias. El área púbica tiene su propia comunidad microbiana independiente. Si bien la mayoría de las bacterias son similares a otras áreas del cuerpo, la introducción de bacterias transitorias con una afeitadora puede terminar alterando el medio ambiente y posiblemente provocando problemas en la piel”.

En algunos casos leves, las bacterias de la piel de la cara podrían llegar al área púbica y causar acné. Este tipo de situaciones, aunque incómodas, suelen tener una solución sencilla.

Ahora, cuando usamos en nuestra cara la máquina de afeitar que también toca nuestros vellos púbicos, nos exponemos a contraer muchas más infecciones en nuestra epidermis facial. Entre ellas, las que más se destacan son los estafilococos, que tienen más de 30 variantes y se destacan por ser difíciles de eliminar con los tratamientos actuales, resalta el Dr. Anthony Rossi del Centro Oncológico Memorial Sloan Kettering.

“El área de la ingle es un lugar donde muchas personas pueden albergar bacterias estafilococos, por lo que es importante que no contaminemos e introduzcamos estafilococos en la cara, especialmente a través de cortes y abrasiones”, continuó.

Pero… si aun así quieres intercambiarla, la higiene debe ir por delante

Hombre con una afeitadora automática a punto de pasarla bajo su pantalón para quitarse el vello púbico.
Crédito: Alfa Studio. Vía BigStockPhoto.

A pesar de que no es para nada recomendado el afeitar nuestra cara con el mismo implemento que usamos para nuestro vello púbico, si aún quieres seguir haciéndolo, Tetro recomienda que se preste especial atención a los rituales de higiene.

“Es relativamente fácil eliminar cualquier bacteria de una afeitadora, solo asegúrese de que las cuchillas estén desinfectadas. (…) Remójelos en alcohol isopropílico durante unos minutos. Una solución al 70% matará cualquier bacteria y garantizará que no se transfieran bacterias de un lugar a otro”, indicó.

Esto se podría aplicar tanto para las afeitadoras eléctricas como las comunes. Pero, nuevamente, si no prefieres no tener que repetir este ritual todas y cada una de las veces que te afeites, tal vez lo mejor sea invertir un poco más y conseguir una afeitadora para zona.

Lea también:

Si piensas afeitar tu piel, así la debes cuidar antes, durante y después