Mujer recostada de espaldas en la playa, topless y tratando de obtener un buen bronceado bajo el Sol,
Crédito: Valua Vitaly 2008. Vía PxHere.

Conseguir que nuestra piel adquiera un buen bronceado suele ser una meta común durante el verano. En este tiempo, todos sacamos nuestros trajes de baño y solemos planear alguna forma de visitar la playa o la piscina. Además de las fotos y los recuerdos, siempre tendemos a tratar de llevarnos también nuestra piel oscurecida por el sol como un suvenir que prueba el buen rato que pasamos.

Sin embargo, también debemos estar conscientes de que dicho bronceado surge como una respuesta directa a una exposición al sol sostenida y abundante. Por lo que cabe preguntarnos, ¿es esto seguro? Cuando The Dollar Shave Club consultó a cuatro dermatólogos al respecto, todos respondieron unánimemente: no.

Para profundizar un poco en esta respuesta, se procedió entonces a averiguar si, de entre las alternativas de bronceado que existen, es posible encontrar alguna que sea segura para la piel. Nuevamente, la respuesta de los expertos fue unánime.

No existe ningún método de bronceado “seguro”

Efectivamente, el bronceado en cualquiera de sus modalidades, ya sea a través de los rayos ultravioleta (UV) del sol o con camas bronceadoras, termina siendo dañino para la piel. Esto lo ha resaltado el Dr. Robert T. Brodel, quien es dermatólogo del Centro Médico de la Universidad de Mississippi al comentar que al menos el 95% de los dermatólogos están de acuerdo con este punto.

Su perspectiva se ve reforzada por el comentario de la Dr. Adriana Schmidt, dermatóloga del Santa Monica Dermatology Group:

“El bronceado en una cama nunca se considera seguro. No solo te estás exponiendo a la radiación ultravioleta, sino que también puede haber otras formas de radiación a las que te expones”.

Con ella concuerda también la Dr. Lisa Chipps, quien trabaja de forma independiente como dermatóloga y cirujana plástica. La experta pide explícitamente a las personas que no utilicen las camas de bronceado, ya que “no existe un nivel ‘seguro’ de radiación ultravioleta”.

¿Por qué no hay una forma segura de broncear la piel?

Mujer con sombrero de playa tomando el sol y tratando de tener un buen bronceado.
Vía PxHere.

En resumidas cuentas, esto se debe a la forma en la que los rayos UV del sol interactúan con la piel y activan la melanina en ella. Para explicar mejor este proceso, también se contó con el comentario del Dr. Anthony M. Rossi, dermatólogo del Memorial Soal Kettering Cancer Center:

“Básicamente, el bronceado consiste en que la piel trata de protegerse de los efectos dañinos de los rayos ultravioleta. Estas longitudes de ondas UV causan daño al ADN, por lo que sus células producen pigmento para protegerse de un daño mayor al ADN”.

En otras palabras, el oscurecimiento de nuestra piel a causa de la producción de melanina es una muestra física de los intentos de nuestro cuerpo de protegerse contra daños graves al ADN a causa de los rayos UV. Es claro que esta radiación siempre estará presente, por lo que, la idea de exponernos voluntariamente a ella para teñir nuestra piel puede ser tan dañina a corto como a largo plazo.

“Vemos pacientes que tienen coloración amarillenta de la piel, arrugas, manchas marrones, precánceres y cánceres de piel todos los días, y la única causa modificable de estas cosas es el sol”, completó Brodell.

¿Y si aún queremos tener un bonito bronceado?

En caso de que aún queramos tener un bronceado en nuestra piel durante el verano, los dermatólogos concuerdan en que los bronceadores en crema o aerosol son las mejores opciones. Todo debido a que estos oscurecen la pigmentación del cuerpo sin dañarlo a nivel celular, como sí lo hacen los rayos del sol o las camas bronceadoras.

Chipps advierte que, si se van a usar aerosoles, es vital que se cubran “los ojos, la boca y la nariz para evitar inhalar o ingerir los químicos [bronceadores]”. Por su parte, Rossi completa esto añadiendo que el protector solar seguirá siendo una necesidad incluso para quienes tienen un bronceado artificial, ya que este realmente no protege a la piel contra los rayos UV.

“Si le preocupa la vitamina D, puede tomarla por vía oral. [Además] un poco de sol atraviesa el protector solar y las nubes en un día en que no usó sombrero”, añadió Brodell.

En otras palabras, no hay realmente un motivo para exponernos innecesariamente al sol y dañar nuestra piel. De hecho, si queremos que esta siga sana y luciendo joven, lo mejor que podemos hacer es protegernos de él, finalizó Brodell.

Lea también:

¿Por qué el protector solar “desaparece” de nuestra piel a las dos horas?

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here