Manos enguantadas sosteniendo un modelo del cerebro humano.
Vía PxHere.

La historia de la humanidad se remonta hasta millones de años atrás, cuando nuestros primeros ancestros empezaron a poblar la Tierra. Poco a poco hemos tenido la posibilidad de descubrir muestro pasado y cómo hemos llegado hasta acá. Pero, aún quedan muchos detalles por descubrir. Un ejemplo de esto es el reciente estudio que finalmente puede decirnos el momento exacto de nuestra evolución en el que desarrollamos el cerebro humano moderno.

El estudio se publicó recientemente en la revista científica Science y fue llevado a cabo por el equipo de investigadores de la Universidad de Zúrich. A la cabeza de la investigación estuvo Christoph P. E. Zollikofer, quien participó junto a sus colegas Marcia S. Ponce de León, Thibault Bienvenu, Assaf Marom, Silvano Engel, Paul Tafforeau, José Luis Alatorre Warren, David Lordkipanidze, Iwan Kurniawan, Delta Bayu Murti, Rusyad Adi Suriyanto y Toetik Koesbardiati.

Cerebros diferentes

Representación virtual que muestra las diferencias que se dieron entre el cerebro humano y el primate debido a la evolución.
Crédito: M. Ponce de León y C. Zollikofer/Universidad de Zúrich.

Sabemos bien que los humanos y los simios somos parientes muy cercanos y que, durante nuestra evolución, los cambios en nuestros cerebros nos separaron notoriamente a unos de otros. Estudios recientes incluso ya han logrado determinar qué ocurrió exactamente en nuestro cerebro para hacer que este llegara a duplicar en tamaño –y capacidad neuronal– al de los otros primates.

Ahora, esta nueva investigación ha determinado en qué momento de la evolución el cerebro humano primitivo –más parecido al de los simios– dio los primeros pasos para convertirse en el diseño moderno que conocemos en la actualidad.

La piedra de tranca

“El problema es que los cerebros de nuestros antepasados no se conservaron como fósiles. Sus estructuras cerebrales solo pueden deducirse de las impresiones dejadas por los pliegues y surcos en las superficies internas de los cráneos fósiles”, explicó Zollikofer.

En otras palabras, las teorías y estudios realizados al respecto, hasta ahora se habían valido solo de las deducciones basadas en las marcas de los cráneos de nuestros antepasados. Ahora, Zollikofer y su equipo lograron superar este obstáculo al trabajar con los análisis de tomografía computarizada que ayudaron a recrear los cerebros primitivos, su tamaño y parte de su estructura interna.

Gracias a esto, los investigadores fueron capaces de identificar con claridad qué fósiles tenían cerebros más parecidos a los de nuestros parientes simios. Al mismo tiempo que pudieron determinar cuáles presentaban ya las primeras versiones de lo que consideramos el cerebro humano moderno.

¿Cuándo se dio la evolución del cerebro humano moderno?

Cerebro humano dentro de cráneo acrílico transparente en una repisa de exhibición dentro de una habitación.
Vía Snappy Goat.

“Nuestros análisis sugieren que las estructuras cerebrales humanas modernas surgieron hace sólo 1,5 o 1,7 millones de años en las poblaciones africanas de homínidos”, declaró Zollikofer.

Según los datos obtenidos de los análisis computarizados, aproximadamente un millón de años después de que aparecieran los primeros homínidos, la evolución llevó a la especie a desarrollar el cerebro humano moderno. Antes de esto, nuestros antepasados tenían sistemas nerviosos más similares a los de nuestros actuales parientes primates o a los ya extintos australopitecinos.

Asimismo, la información que han revelado los fósiles también plantea que la aparición del cerebro moderno facilitó luego la expansión humana por Asia. Ya que, los asentamientos del homínido tuvieron un aumento sustancial en el sudeste asiático luego de este salto evolutivo, según lo que plantearon los investigadores.

Referencia:

The primitive brain of early Homo: DOI:10.1126/science.aaz0032

Lea también:

Así es como el cerebro humano se hizo más grande que el de los primates