Persona usando una tablet
Vía: Pixabay

La Internet plantea una experiencia gratificante, puesto que podemos encontrar infinidades de datos relacionados con una búsqueda en particular. Pero, ¿qué sucede cuando comenzamos a ver publicidades recurrentes relacionadas con esas búsquedas? Sin dudas se siente atosigante y se percibe como una violación a nuestra privacidad.

Esta actividad se debe a las cookies de terceros, las cuales provienen de anunciantes y muchas veces aceptamos cuando visitamos determinados sitios web. En efecto, almacenan información personal, datos y detalles de nuestra navegación. Es por ello que cuando realizamos una búsqueda relacionada con turismo, luego observamos publicidades relacionadas en Instagram, por ejemplo.

En vista de esta situación, se estima que las cookies de terceros desaparezcan para el 2022, en ese caso, ¿cómo será nuestra navegación en Internet sin ellas?

El internet gratuito que conocemos podría cambiar

Ilustración del globo terráqueo

La desaparición de las cookies afecta directamente a los anunciantes, hablamos de personas y empresas ligadas directamente con el marketing y la publicidad online. Estos deberán reinventarse y buscar nuevos métodos que les permitan permanecer en este mercado.

Por lo pronto, estos cambios ya se están viendo en algunos navegadores. Apple, Microsoft y Mozilla ya han deshabilitado las cookies de terceros de forma predeterminada en sus navegadores. De esta forma, ofrecen una navegación más segura y tranquila a sus usuarios.

La medida tomada por la compañía de Cupertino generó críticas. Específicamente por parte de Facebook, esta cuestionó y declaró estar a favor de las PYMES. “La nueva política de iOS 14 de Apple tendrá un impacto dañino en muchas pequeñas empresas que luchan por mantenerse a flote y en la Internet gratuita en la que todos confiamos más que nunca”, comentó el vicepresidente de Anuncios y Productos Comerciales, Dan Levy, semanas atrás.

Google ofrece una herramienta para segmentación usuarios

portátil con el buscador de Google en el escritorio

A diferencia del trío empresarial anterior, Google no ha deshabilitado las cookies de terceros de Chrome. No obstante, ha presentado FLoC (Federated Learning of Cohorts) un algoritmo que permite segmentar grupos de personas con patrones de navegación similares. Esta IA se presenta como una alternativa segura, porque los datos se almacenan en el navegador y no en sitios de terceros.

Tal como mencionamos, los profesionales del marketing y la publicidad en línea deben reinventarse. Efectivamente lo están haciendo, pues, han creado un grupo llamado SWAN (Secure Web Addressability Network), cuyo propósito en ofrecer a “sus usuarios control total y transparencia sobre quién puede ver sus datos”.

Se espera que no haya cambios visuales relevantes en la interfaz de usuario

Wendy Seltzer, líder de estrategia en el World Wide Web Consortium (W3C), considera que “no es necesario que sea una web que se vea diferente, pero puede ser una web donde los usuarios tengan más confianza en que se respetan sus deseos de privacidad”. Por ende, se espera que “no haya cambios visuales en el lado del usuario. Si bien el W3C tiende a evitar especificar la interfaz de usuario”

Los sistemas como  FLoC de Google y el grupo SWAN, entre otras “clases diferentes de propuestas” evaluadas por Wendy Seltzer, son eso, propuestas. Quedará de parte de los jugadores de internet elegir aquella que mejore la publicidad en la web sin invadir la privacidad de los usuarios.

Lea también:

Google anuncia cierre de Google Shopping