Taza de café sobre plato blanco frente a fondo rojo.
Vía Pixabay.

En investigaciones anteriores, ya se había determinado cómo el consumo de café podía influir en el cambio climático. Ahora, un nuevo estudio publicado en el Scientific Reports nos muestra la otra cara de la moneda.

La investigación, estuvo a cargo de los científicos Abel Chemura, Bester Tawona Mudereri, Amsalu Woldie Yalew y Christoph Gornott. Dentro de ella, se ha podido observar cómo el cambio climático podría ser un factor vital para determinar la calidad del café. Todo ya que, las variaciones que poco a poco trae al ambiente, inevitablemente cambiarán el resultado de la producción cafetalera.

El café común seguirá acá, pero el cambio climático podría acabar con sus variantes más “especiales”

Dentro de su investigación, los científicos lograron identificar 19 factores climáticos cuyo cambio afectaría el desarrollo de al menos cinco tipos de café premium en Etiopía. Entre dichos elementos que podrían afectar el entorno de cultivo, nos encontramos con las alternaciones en la temperatura media de la región, fluctuaciones en los niveles de lluvia anuales y modificaciones en los patrones estacionales, entre otros.

Café siendo colado con manga y agua tibia.
Vía Pixnio.

En algunos casos, como los del café común, un aumento de las temperaturas y de la pluviosidad se traduce en cosechas más tempranas y abundantes. No obstante, estas suelen ser de menor calidad –y de sabor más amargo– debido a que el ambiente “apresuró” la maduración del grano.

Por otra parte, las variantes de café “de especialidad” suelen requerir de condiciones más específicas y el “impulso” del ambiente podría terminar perjudicando la calidad del producto final. Un asunto que le quitaría al café etíope uno de sus principales puntos distintivos en el mundo.

“El cambio climático tiene impactos contradictorios en la producción de café en Etiopía. El área que es adecuada para el café de calidad promedio podría aumentar gradualmente hasta la década de 2090, según nuestras simulaciones por computadora. [Mientras que] el área adecuada para los tipos de café de especialidad de alta calidad, que son valorados por sus notas florales, afrutadas y especiadas, probablemente se reducirá si el cambio climático continúa sin control”, resumió Chemura.

Más allá del café

Granos de café que podrían verse afectados por el cambio climático dentro de una taza sobre una superficie gris.
Vía PxHere.

Dentro de su investigación, los autores no solo resaltaron el efecto que el cambio climático tendría sobre la producción de café. De hecho, también ahondaron en cómo la suspensión o disminución de esta podría ser nociva para la economía de Etiopía.

“Si [los pequeños agricultores] se vieran obligados a cambiarse al cultivo de tipos de café convencionales, menos apetitosos y amargos, de repente competirían con los sistemas de producción industrial de otros lugares que son más eficientes. Para el país, en el que las exportaciones de café representan aproximadamente un tercio de todas las exportaciones agrícolas, esto podría resultar fatal”, explicó Gornott.

Conociendo cómo la mayoría de las variantes de Etiopía provienen del esfuerzo de pequeños agricultores de cada región, queda claro que estos no estarían preparados para lidiar con cadenas de producción al por mayor. En otras palabras, el sistema de cultivo etíope, hasta ahora dedicado a la calidad sobre la cantidad, tendría que reformarse por completo para competir con otras industrias cafetaleras masivas.

¿El destino del café está sellado?

No. A pesar de que estos indicadores no proyectan un buen futuro para el café de especialidad, su situación con el cambio climático no es irreversible. Gornott comenta, por ejemplo, que una primera acción que se podría tomar sería ir ajustando poco a poco las áreas de cultivo para que sigan siendo apropiadas y puedan resistir a los cambios ambientales.

En otras palabras, los investigadores resaltan la importancia de la planificación previa y el desarrollo de mecanismo de acción que permitan continuar con el cultivo de café premium. Un detalle que, además, permitirá que la economía de países cafeteros como Etiopía pueda mantenerse a flote.

Referencia:

Climate change and specialty coffee potential in Ethiopia: https://doi.org/10.1038/s41598-021-87647-4

Lea también:

60% de las especies de café silvestre están en peligro de extinción