Desde que las vacunas contra el COVID-19 comenzaron a circular en el mundo, algunos sospechosos casos de coagulación de la sangre se han presentado entre los vacunados. Hasta ahora, AstraZeneca se había llevado la mayor parte de la atención. Pero, según parece, también se está contemplando la suspensión del uso de vacuna de Johnson & Johnson.

Esta noticia ha venido de la mano de los comunicados más recientes de las entidades de salud estadounidenses. Específicamente, hablamos de los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) y de la Food and Drugs Administration (FDA). Su recomendación de suspender la distribución de la vacuna Janssen vino después de la aparición de “seis raros casos de un tipo severo de coágulo [sanguíneo] reportados en EE.UU.”, según reportó CNN en Español.

¿Por qué se plantea la suspensión de la vacuna Johnson & Johnson?

Como lo mencionamos, seis nuevos casos de trombosis entre los vacunados han activado las alarmas. Tal como se ha visto con la situación de AstraZeneca, los coágulos sanguíneos aparentemente originados por las vacunas pueden incluso llegar a ser mortales.

Por este motivo, se vuelve necesario desarrollar controles para ellas apenas se nota que tienen la posibilidad de exponer a las personas a este riesgo. Acá, igual que con AstraZeneca, los reportes siguen siendo relativamente pocos en comparación con el número de vacunados.

Específicamente vemos que, de más de 6,8 millones de personas vacunadas, se ha reportado un total de seis casos preocupantes de trombosis. Todos se han dado en mujeres –al igual que con AstraZeneca– con edades entre los 18 y los 48 años. Por lo que, esta vacuna sigue la misma tendencia y parece poner en más riesgo a los menores de 55 o 60 años.

Vacuna Janssen con el logo de Johnson & Johnson atrás.
Crédito: Pavlo Gonchar/SOPA Images/LightRocket. Vía Getty Images.

Según las declaraciones de la subdirectora principal de los CDC, Anne Schuchat, y del director del Centro de Evaluación e Investigación de Productos Biológicos de la FDA, Peter Marks, todos los casos se presentaron entre 6 y 13 días después de recibir la primera dosis de la vacuna Johnson & Johnson.

¿Qué sigue ahora?

Debido a que no se puede determinar con claridad la seguridad de la vacuna Janssen, se está planteando la posibilidad de suspender definitivamente su uso, o de ofrecerlo pero con restricciones. Esto siguiendo los pasos que han dado algunos países europeos con la opción de AstraZeneca.

Para poder discutir esto a fondo, los CDC planean reunirse con el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP, según sus siglas en inglés). El encuentro, que debería darse este miércoles, se realizará con la finalidad de “revisar más a fondo estos casos [de trombosis asociada a la vacuna Janssen] y evaluar su importancia potencial”, dijeron los CDC en un comunicado, según recalcó CNN en Español.

La FDA también participará en esta revisión planteada por los CDC. Por este motivo, hasta que se completen los análisis, ambas entidades recomiendan la suspensión del uso de la vacuna Johnson & Johnson. Esto ya que, en estos momentos, los proveedores de salud no cuentan con la información completa sobre los efectos y riesgos de la vacuna candidata.

Al finalizar la investigación, estos datos se harían públicos, de forma que se pudieran tomar decisiones mejor informadas sobre las vacunas, su distribución y administración.

¿Y qué pasa con quienes ya han recibido la vacuna Janssen?

Las personas que ya tengan la primera dosis de la vacuna deberán estar muy atentas a los efectos secundarios de esta. Según el comunicado, se desarrollan dolores fuertes en la zona abdominal, en la cabeza o en las piernas dentro de las tres semanas posteriores a la vacunación, será necesario acudir a un médico.

Igualmente, otros elementos como la dificultad para respirar podrían hacer presencia y también son un indicador de la necesidad de buscar asistencia médica.

Como ya lo mencionamos, los casos de trombosis siguen siendo “extremadamente raros”. Esto debido a que tienen una ocurrencia promedio de uno en un millón. Pero, por precaución, quienes ya hayan recibido la vacuna Janssen deberán mantenerse atentos de forma que, si aparecen los síntomas, se puedan tratar los coágulos tempranamente y evitar las consecuencias fatales.

Lea también:

Mujeres embarazadas y lactantes podrán recibir la vacuna Janssen contra el COVID-19

Escribir un comentario