Fondo del océano en el que se observan peces.

Una nueva investigación plantea una estrategia que podría ayudar a combatir dos problemas de manera simultánea. Alcalinizar los océanos, es decir, aumentar su pH, no solo ayudaría a mitigar los efectos de la acidificación masiva de las aguas, sino también a luchar contra el calentamiento global.

Los investigadores de la Fundación Centro Euromediterráneo sobre Cambio Climático (CMCC) y el Politecnico di Milano dentro del proyecto Desarc-Maresanus presentaron su análisis en la revista Frontiers in Climate. Y según sus resultados, aumentar el pH de los océanos podría incluso ser viable implementada a través de la red actual de rutas de transporte de carga y petroleros a través del Mar Mediterráneo.

Descenso del pH de los océanos afecta la vida marina

Cuando se habla de cambio climático, el océano destaca como uno de los entornos más afectados. De hecho, este juega un papel crucial en el problema pues, en general, es un importante sumidero de calor atmosférico y de dióxido de carbono.

Desde la era preindustrial, el continuo aumento de las emisiones de CO2 ha estimulado la reducción del pH del agua de mar, promoviendo una acidificación masiva sin precedentes en los últimos 65 millones de años. Y, como es de esperar, estos cambios han afectado los organismos marinos de diferentes formas: modificando su metabolismo y su capacidad para formar carbonato de calcio, y por consiguiente, desequilibrando el ecosistema y todos sus elementos.

Aumentar el pH de los océanos para limitar el calentamiento global

Ahora bien, meses atrás informamos la lamentable noticia de que reducir las emisiones de carbono no será suficiente para cumplir con la meta de limitar el calentamiento global por debajo de 2 grados Celsius (°C) por encima de los niveles preindustriales. A pesar de ello, sigue siendo un paso importante que la ciencia aún quiere abordar, y es por ello que aún se desarrollan estrategias de eliminación de CO2.

Entre ellas, destacan algunas Tecnologías de Emisiones Negativas (TEN) enfocadas en los océanos, como la alcalinización artificial a través de la disolución de hidróxido de calcio (Ca(OH)2). Con ello, no solo podría mitigarse el daño causado por la acidificación, sino también el del calentamiento global derivado de las emisiones de carbono.

Los investigadores decidieron evaluar el potencial de esta estrategia en el Mar Mediterráneo a través de simulaciones de alcalinización por dos vías que involucran la red actual de buques de carga y cisternas. Luego, compararían los resultados con un escenario de referencia sin alcalinización durante el mismo período de tiempo.

Una es la descarga de Ca(OH)2 de forma constante cada año; otra es la aumentar el pH del océano de manera creciente y proporcional a las disminuciones de pH de un escenario de referencia.

La alcalinización de los océanos podría ofrecer beneficios a largo plazo

Las simulaciones mostraron que estas estrategias tienen potencial de casi duplicar la tasa de absorción de dióxido de carbono del mar Mediterráneo dentro de 30 años. De este modo, podría neutralizarse la tendencia de acidificación superficial media del escenario sin alcalinización.

Mientras que otro estudio publicado recientemente estima el potencial del transporte marítimo actual para la alcalinización del océano usando la flota comercial mundial existente de buques graneleros y portacontenedores.

Ambos trabajos ofrecen información útil que podría ayudar a implementar pronto el plan de alcalinización del océano, aunque también destacan la necesidad de evaluar de forma más profunda y precisa de los aspectos técnicos involucrados.

Referencia:

Alkalinization Scenarios in the Mediterranean Sea for Efficient Removal of Atmospheric CO2 and the Mitigation of Ocean Acidification. https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fclim.2021.614537/full

Lea también:

Acidificación oceánica: otro problema del cambio climático