Murciélago Artibeus jamaicensis con sus alas extendidas en un entorno oscuro.
Artibeus jamaicensis una de las cinco especies de murciélago que se posan en Home Away from Home Cave en Jamaica. Crédito: Sherri y Brock Fenton.

Por sí solas, las cuevas tienen un aire de misterio que puede generar mucha curiosidad a los científicos apasionados por la naturaleza. Lo gracioso es que su nuevo estudio se ha centrado en capas y capas de guano de murciélago depositadas por generaciones de murciélagos a lo largo de 4,300 años.

Tras aplicar una serie de técnicas de análisis, el equipo logró conocer muchos detalles de la alimentación de los murciélagos a partir del guano en la cueva jamaiquina, y los publicaron recientemente en un artículo en Journal of Geophysical Research: Biogeosciences.

Un depósito de guano en el que se refugian cinco especies de murciélagos

Según el informe, la cueva, más allá de ser un depósito de guano de alrededor de dos metros de alto, funciona como un refugio al que acuden aproximadamente 5,000 murciélagos de cinco especies diferentes durante el día.

Pero lo más fascinante parecen ser precisamente las cantidades de excremento que yacen una capa sobre otra en sus profundidades. Esta peculiar característica fue especialmente útil para los científicos, pues les permitiría reconstruir de forma cronológica su historia e incluso comprender el impacto de la actividad humana sobre la naturaleza.

“Como vemos en todo el mundo en los sedimentos de los lagos, el depósito de guano estaba registrando la historia en capas claras. No estaba todo mezclado”, dijo Jules Blais, limnólogo de la Universidad de Ottawa. “Es un depósito enorme y continuo, con fechas de radiocarbono que se remontan a 4.300 años en las capas inferiores más antiguas”.

Extracción del núcleo de guano de la profundidad de la cueva

Lo primero fue extraer lo que podríamos llamar el núcleo de la gran columna de guano de murciélago de la cueva. El procedimiento consistió en extraer una porción desde la parte superior de la pila hasta la más profunda, luego de lo cual la llevaron al laboratorio para analizarla.

El estudio se centró en los marcadores bioquímicos de la dieta, específicamente de los esteroles. Se trata de sustancias químicas producidas tanto por las células vegetales como por las células animales que forman parte de los alimentos que consumen los murciélagos y otros animales. Al ingerirse, estos siguen su camino por el sistema digestivo y pasan a los excrementos, donde pueden llegar a conservarse durante miles de años.

Bandeja que colecta parte del núcleo de guano de murciélago extraído de la cueva.
Una rodaja delgada del núcleo de guano de murciélago de Home Away from Home Cave, Jamaica. Crédito: Chris Grooms.

Y, al igual que los registros de sedimentos y núcleos de hielo, el guano de murciélago en la cueva mostró huellas químicas dejadas por la actividad humana. Los análisis revelaron firmas químicas de pruebas nucleares y de la combustión de la gasolina con plomo.

Al comparar las cantidades relativas de esteroles vegetales y animales en el núcleo del guano, también pudieron retroceder en el tiempo y conocer su dieta en el pasado. No está de más recordar que los murciélagos son importantes polinizadores, controladores de plagas y esparcidores de semillas. Comprender los cambios en su dieta podría ayudar a evaluar el impacto del cambio climático sobre ellos y sobre los ecosistemas.

Gracias a ello, los investigadores pudieron crearse una idea del efecto del clima, o concretamente del cambio climático a lo largo de la historia, sobre la vida de los murciélagos.

Datos sobre la dieta de los murciélagos y efectos del cambio climático 

La comparación reveló que los esteroles vegetales aumentaron respecto a los esteroles animales hace unos 1,000 años durante el Período Cálido Medieval. Para entonces, según los núcleos de sedimentos del lecho de los lagos en América Central, el clima de las Américas era mucho más seco que ahora.

“Las condiciones más secas tienden a ser malas para los insectos. Supusimos que las dietas de frutas se favorecían durante los períodos secos”, explicó Blais a partir de dicho hallazgo.

En definitiva, el estudio reveló detalles muy relevantes sobre la dieta de los murciélagos y la forma en que esta recibe influencia de parte del clima. Con 4,300 años de historia, con mucha huella de carbono y cambios de alimentación como base, los investigadores esperan poder usar esta información para predecir las consecuencias que tendrá el cambio climático actual sobre los ecosistemas.

Referencia:

A 4,300‐year History of Dietary Changes in a Bat Roost Determined From a Tropical Guano Deposit. https://agupubs.onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1029/2020JG006026

Lea también:

¿Por qué los murciélagos son importantes para la vida humana?