Médico con basta blanca y estetoscopio sosteniendo una planta de marihuana.

Aunque la noticia parezca sacada directamente de un meme publicado en Facebook, el siguiente es un caso médico real descrito en Journal of the American Medical Association (JAMA) – Dermatology. Después de probar con varios tratamientos sin obtener resultados, los médicos le recomendaron a una mujer usar marihuana para tratar su picazón crónica, y para su sorpresa, fue esto lo que finalmente la sanó.

La enfermedad que desencadenó una picazón crónica

Los médicos definen el prurito crónico como una picazón que persiste durante más de seis semanas. Sus causas pueden ser variadas: desde infecciones hasta condiciones crónicas bien documentadas como el eccema, hipertiroidismo y ciertos trastornos nerviosos.

Pero este caso era diferente. La picazón de la paciente era consecuencia de una enfermedad llamada colangitis esclerosante primaria, que afecta los conductos biliares del hígado y, por consiguiente, la producción normal de bilis. Puede que el síntoma surgiera debido a la acumulación de sustancias químicas irritantes debajo de la piel.

Una mano derecha rascando la mano izquierda.

De hecho, esta misma enfermedad derivó en otra denominada amiloidosis de liquen, que da lugar a protuberancias oscuras, elevadas y, a veces, gruesas en la piel, que también causan picazón. Estas habían cubierto el tronco y las extremidades de la mujer, lo que le había detonado una picazón extrema que, de paso, no cedía a los tratamientos.

Y aunque la colangitis esclerosante primaria se mantuvo controlada durante largo tiempo con ciertos medicamentos, la enfermedad derivada no mejoró y la picazón continuaba afectándola.

Marihuana dos noches a la semana

Los médicos a cargo de su caso le recetaron una larga lista de medicamentos para abordar la picazón crónica, que incluía: corticosteroides tópicos y orales; un opioide en presentación de aerosol nasal; naltrexona, que actúa contra los efectos de los opioides; y fototerapia, que consiste en aplicar luz ultravioleta a las zonas afectadas de la piel.

Y aunque estas opciones pueden tener efectos casi inmediatos sobre otras afecciones que causan prurito, en este caso no hubo efecto alguno. En un último esfuerzo por intentar sanar su picazón crónica, los médicos decidieron recurrir a la marihuana medicinal.

La prescripción incluía consumo de cannabis dos noches a la semana por dos vías de administración; fumando marihuana medicinal con 18 por ciento de tetrahidrocannabinol (THC), o colocando un extracto líquido con el componente debajo de su lengua.

“Dentro de los 10 minutos posteriores a la administración inicial, su puntuación en la Escala de calificación numérica de peor comezón (WI-NRS) mejoró de 10 de 10 a 4 de 10”, escribieron los médicos en su informe.

Un tratamiento contra la picazón crónica a un mínimo costo de efectos adversos

Además, los efectos adversos fueron mínimos en comparación con los grandes beneficios que brindó el tratamiento hacia su salud. “Aparte de la sedación leve, no informó efectos adversos”, escribieron sus médicos.

La picazón crónica pareció desaparecer con el tratamiento con marihuana a largo plazo. A los cinco meses, y luego un año después, su calificación promedio diaria de prurito era 4 de 10. El seguimiento a 16 y 20 meses del inicio del tratamiento reveló que su calificación había caída a 0 de 10.

Y, como es de esperar, la paciente informó una mejora en su calidad de vida, también en función de una puntuación conocida como Índice de calidad de vida usada en el campo de la dermatología. Por si fuera poco, no necesitó continuar con sus otros medicamentos recetados.

¿Cómo la marihuana puede solucionar la picazón crónica?

¿Pero quién se imaginaría que la marihuana podría funcionar para casos de picazón extrema como este? Pues, aunque parezca impensable, en realidad hay cierta evidencia que lo sugiere.

Investigador con bata blanca y guantes sosteniendo una lupa sobre muestras de marihuana.

Los estudios previos sobre este tema sugieren que los cannabinoides tópicos y sintéticos pueden proporcionar cierto alivio; mientras que los estudios realizados en animales y cultivos celulares han arrojado algunas pistas sobre los mecanismos que permiten a la marihuana aliviar la picazón, incluso cuando es crónica como en este caso.

El THC se une a varios receptores del sistema endocannabinoide, aumentando la actividad de algunos e inhibiendo otros. Por ejemplo, un receptor llamado TRPV1 ayuda a desencadenar la sensación de picazón, pero los cannabinoides de la marihuana lo bloquean, impidiendo que la condición siga siendo crónica.

Sin embargo, se trata solo de una teoría planteada por los investigadores. Aunque los efectos medicinales fueron inminentes en este caso y lograron mejorar la calidad de la vida de un ser humano, aún es necesario explorarlos a profundidad a través de ensayos clínicos bien controlados.

Referencia:

Treatment of Chronic Pruritus With Medical Marijuana. https://jamanetwork.com/journals/jamadermatology/fullarticle/2778442

Lea también:

Marihuana medicinal puede reducir hospitalizaciones de pacientes con anemia falciforme.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here