Hombre mayor con la mirada perdida quizás por enfermedad de Alzheimer.

Varios estudios han confirmado que la acumulación de proteínas mal plegadas parece desencadenar y contribuir en el avance de la neurodegeneración. Ahora, una nueva investigación arroja nuevas luces sobre el inicio de este proceso, surgiendo la desregulación del calcio como un factor clave en el desarrollo la enfermedad de Alzheimer.

En su artículo en The Journal of the Alzheimer’s Association explican que las fugas de calcio que sufren las neuronas en la corteza prefrontal por la edad conducen a la acumulación de proteínas tau fosforiladas que causan los ovillos neurofibrilares en el cerebro. Estos cambios son característicos de este trastorno neurodegenerativo.

¿Por qué algunas neuronas son más susceptibles al deterioro por la edad?

El deterioro neuronal que distingue al Alzheimer ocurre de manera lenta y silenciosa a lo largo de los años, razón por la cual es muy difícil de detectar a tiempo. Los investigadores creen que un diagnóstico temprano puede ayudar a mejorar el pronóstico de los pacientes o reducir el progreso de la enfermedad. Pero, para ello, primero es necesario confirmar todas las causas o factores de riesgo asociados a su inicio.

En esta oportunidad, el interés radicaba en determinar por qué ciertas neuronas en los cerebros envejecidos resultan tan susceptibles a los estragos de la enfermedad, mientras que otras permanecen resistentes.

Para ello, usaron monos envejecidos y ratas como modelo animal, estudiando el envejecimiento de la corteza prefrontal dorsolateral y las neuronas corticales respectivamente. Entonces examinaron concretamente la influencia de la fuga de calcio de los receptores de rianodina (RyR) en la activación neuronal y el rendimiento cognitivo de los animales.

Desregulación del calcio en las neuronas conduce a la enfermedad de Alzheimer

Los investigadores descubrieron que la señalización alterada del calcio derivada del envejecimiento parece estar relacionada con la acumulación temprana de la proteína tau en las neuronas que intervienen en la cognición superior.

Las neuronas de la corteza prefrontal del cerebro requieren niveles relativamente altos de calcio para llevar a cabo sus funciones en el rendimiento cognitivo. Esta relatividad se refiere a que el calcio debe estar regulado, y este mecanismo se va perdiendo a medida que el individuo avanza en edad. Es así como las neuronas de esta región del cerebro se vuelven más susceptibles al deterioro.

Pérdida del regulador de la señalización del calcio asociada con la edad

“Con la edad, estas neuronas enfrentan un doble golpe, con una fuga excesiva de calcio que inicia acciones tóxicas, así como niveles disminuidos del protector calbindina”, dijo la autora correspondiente Amy Arnsten, profesora de neurociencia Albert E. Kent y profesora de psicología y miembro del Instituto de Neurociencia Kavli en la Universidad de Yale.

La calbindina es una proteína que protege a las neuronas de los excesos de calcio; es decir, se encarga de regularlo de modo que estas puedan llevar a cabo sus procesos de forma eficiente. Es abundante en los individuos más jóvenes, lo que podría explicar el mejor rendimiento cognitivo a edades tempranas.

La enfermedad de Alzheimer es uno de los grandes retos que la medicina ha abordado en las últimas décadas, aún sin encontrar una cura definitiva. Sin embargo, la investigaciones son clave para identificar y comprender los factores y mecanismos relacionados con su desarrollo.

Referencia:

Age‐related calcium dysregulation linked with tau pathology and impaired cognition in non‐human primates. https://alz-journals.onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/alz.12325

Lea también:

Nueva terapia genética podría reducir una proteína vinculada a la enfermedad de Alzheimer