Conocer el espacio es una actividad que a todos nos ha llamado la atención en algún momento. Pero, particularmente ahora, la ciencia está haciendo avances notorios para que podamos llegar a apreciarlo y entenderlo como nunca antes. Gracias a esto, incluso se han detectado ya qué áreas de nuestra Vía Láctea serían las más seguras para la vida.

La publicación que ha seguido esta línea de pensamiento se presentó en Astronomy and Astrophysics. Gracias a esta, estos astrónomos italianos agregan una nueva capa al conocimiento que se tiene sobre las posibilidades de que haya más vida en nuestra galaxia. Investigaciones anteriores ya habían apuntado a que había al menos 300 millones de exoplanetas capaces de albergar vida. Ahora, sabemos en qué zonas deberían estar para que esto sea realmente posible.

Vía Láctea, ¿hay algún lugar para vivir entre las explosiones cósmicas?

Niño con la mirada hacia arriba observando el cielo en el que se aprecia la Vía Láctea.
Vía Pixnio.

Primeramente, es claro que la Tierra, tanto en la zona habitable de nuestro sistema solar, como en la galaxia, se encuentra en una posición privilegiada. Sin embargo, los científicos han logrado identificar otras áreas de nuestra Vía Láctea en las que teóricamente sería posible vivir también.

Como se sabe, en toda nuestra galaxia se presentan las llamadas explosiones cósmicas. Estos eventos astronómicos liberan radiación y partículas de alta energía a grandes velocidades. Estas olas de energía son, a su vez, lo suficientemente potentes como para interactuar con el ADN y destruirlo –acabando efectivamente con la vida a su paso–.

Claramente, el área en el que se encuentra la Tierra no presenta estos eventos con frecuencia. Y, según los investigadores, el centro de nuestra Vía Láctea tampoco.

La zona “Galactic Goldilocks”

Hombre de pie con los brazos extendidos hacia el cielo en el que se aprecia la Vía Láctea.
Vía PxHere.

Según el estudio histórico de los investigadores, que abordó los 11 mil millones de años de la Vía Láctea, en un principio las áreas más seguras para vivir eran los bordes más alejados de esta. En la actualidad, la situación ha cambiado y las zonas más “hospitalarias” se han mudado al centro de la galaxia. Nuestro planeta, se encuentra justamente en la franja más exterior de esta área segura.

Para explicar esta área, los investigadores hicieron un paralelo con la “zona habitable” también conocida como ‘Galactic Goldilocks’. Cada planeta, para tener el potencial de tener vida, debe estar en esta particular franja de su sistema solar: lo suficientemente cerca de su estrella como para recibir su energía, pero lo bastante lejos como para que su radiación no acabe con las posibilidades de vida en la superficie.

Esta situación se puede llevar a macro en toda la Vía Láctea, haciendo que sea posible vivir solo en las áreas que estén lo suficientemente alejadas de las explosiones cósmicas. Sobre todo porque estar demasiado cerca puede significar que un planeta pierda por completo su atmósfera en un abrir y cerrar de ojos.

“Para planetas muy cercanos a la explosión estelar, es plausible que haya una esterilización completa. (…) En los que están lejos, es más probable una extinción masiva”, comentó el astrónomo y coautor Riccardo Spinelli a WordsSideKick.com.

En el verdadero centro de la galaxia, dichas explosiones siguen siendo comunes –un detalle que se ha hecho más escaso en otras áreas a medida que la Vía Láctea envejecía–. Pero, desde el anillo a 6,5 mil años luz del centro, las explosiones bajan de frecuencia y se da inicio a la zona “hospitalaria”. Luego, esta zona segura se mantiene hasta el anillo a 26 mil años luz de distancia. A partir de allí la liberación de rayos gamma se vuelve demasiado fuerte y amenazante para la vida.

Referencia:

The best place and time to live in the Milky Way: https://doi.org/10.1051/0004-6361/202039507

Lea también:

¿Vivirías en otro planeta? La ciencia podría haber descubierto posibles opciones

Escribir un comentario