Persona con mascarilla usando una portátil
Vía: Pixabay

A raíz de la pandemia ocasionada por el coronavirus muchas empresas han cambiado su metodología trabajo. Todo ello para continuar ofreciendo sus servicios y productos sin detener sus operaciones. Sin embargo, este golpe inesperado ha ocasionado una transición acelerada de servicios a la nube, dejando ciertas vulnerabilidades que pueden ser aprovechadas por personas malintencionadas. Así lo señala una investigación reciente.

De hecho, el informe indica que trasladar “cargas de trabajo” a la nube ha significado una lucha para las empresas, la cuales han tenido que lidiar con la administración y automatización de la seguridad de sus sistemas. Esto ha ocasionado brechas de seguridad que los ciberdelincuentes han sabido explotar y lucrarse de ello.

Industrias de fabricación y organizaciones gubernamentales han sido las más afectadas

Se sabe que la pandemia le da dado protagonismo a muchas áreas. Más allá del sector salud, las organizaciones minoristas, de fabricación y gubernamentales han sido claves para afrontar el COVID-19. Bien sea ofreciendo medicamentos, vacunas… información sobre las medidas de seguridad a tomar e incluso apoyo a los afectados.

Termómetro sobre muchos comprimidos

Precisamente por ello se han convertido en el foco de la ciberdelincuencia. En el caso de las entidades minoristas los ataques aumentaron 402%, mientras que las organizaciones de fabricación y gubernamentales experimentaron un 230% y 205%, respectivamente. Al respecto, la Unidad 42 señala:

“Esta tendencia no es sorprendente; estas mismas industrias se encuentran entre las que enfrentan las mayores presiones para adaptarse y escalar frente a la pandemia: minoristas para necesidades básicas y manufactura y gobierno para suministros y ayuda de COVID-19… Aunque la nube permite a las empresas expandir rápidamente sus capacidades de trabajo remoto, los controles de seguridad automatizados en torno a DevOps y las canalizaciones de integración continua / entrega continua (CI / CD) a menudo se quedan atrás de este rápido movimiento”.

De igual modo, el informe también ha revelado que un 30% de las empresas filtran contenido privado en línea, lo cual ocasiona vulnerabilidades en los servicios que tienen alojados en la nube. En estos casos, las recomendaciones son claras. Las organizaciones deben velar por sus cargas de trabajo, almacenamiento y cumplir los estándares de seguridad.

Lea también:

Industrias manufactureras se han vuelto el mayor blanco para ciberdelincuentes