De acuerdo al anuncio del ministro de Cultura, Dario Franceschini, la censura cinematográfica en Italia ha sido abolida. Desde 1914, la ley de censura italiana había acabado con algunos gigantes de la pantalla grande, pero, todo parece estar a punto de cambiar.

“Se terminó definitivamente el sistema de controles e intervenciones que aún permiten al Estado intervenir en la libertad de los artistas”, aseguró en el comunicado que se publicó recientemente.

Censura que lleva más de 100 años

Italia pone fin a la censura cinematográfica y termina con el bloqueo de estrenos de películas que traten teman morales y religiosos. En cambio, ahora los cineastas tendrán la apertura de clasificar sus propias producciones en función de la edad de la audiencia que puede verla.

Los cineastas estarán acompañados de una nueva comisión formada por 49 miembros elegidos de la industria cinematográfica, quienes son expertos en educaciones y derechos de los animales. “Somos lo suficiente maduros”, dijo el director Pupi Avati, cuya producción fue censurada por la ley de 1914.

Desde 1914, cientos de producciones han sido censuradas principalmente por razones políticas, morales y religiosas. El caso más “famoso” fue el de ‘El último tango en París’ de Bernando Betolucci, que, si bien recibió una nominación al Óscar, sufrió la destrucción de todas sus copias, a excepción de tres que están conservadas como “prueba del crimen”.

Por su parte, la experta en cine, Elena Boero asegura que eliminar la ley de censura de 1914 es “paso importante e histórico para el cine italiano”, agregando que, sin duda, “era el momento” de hacerlo.

Según una encuesta de Cinecensura, un aproximado de 274 películas italianas, 130 películas estadounidenses y 321 de otros países han sido censuradas en Italia desde 1944, y, más de 10.000 recibieron modificaciones de alguna forma.

Aunque algunos podrías decir que la censura también le agregó algo de “yo no sé qué” a las producciones, haciéndolas más seductoras y atractivas por todo el asunto de ser “prohibidas”, la verdad es que este es un gran paso para la industria de cine en Italia.

Escribir un comentario