Dosis de la vacuna AstraZeneca.
Crédito: Reuters.

Las jornadas de vacunación contra el COVID-19 han empezado en todo el mundo. En cada región vemos cómo en mayor o menor medida una o varias candidatas de vacunas se reparte entre la población para empezar a inmunizarla. Pero, por la prisa, aún hay detalles que no conocemos de estas inyecciones. Como un ejemplo claro de esto, podemos mencionar a la vacuna de AstraZeneca y su posible relación con los casos de trombosis.

Hasta la fecha, la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) no ha ofrecido un comunicado oficial. Sin embargo, sí se encuentra haciendo una investigación al respecto. Gracias a esta, el gerente de vacunas de EMA, Marco Cavaleri, ha podido dar un adelanto al diario italiano Il Messaggero de los resultados obtenidos hasta ahora.

Según parece, la vacuna de AstraZeneca efectivamente tiene una relación mucho más estrecha de lo que se esperaría sobre los casos raros de trombosis cerebral que se han desatado en algunos vacunados.

Existe una relación, pero se desconoce la causa

Según las palabras de Cavaleri, el estudio de EMA al menos ha logrado confirmar una correlación entre el uso de la vacuna de AstraZeneca y la incidencia de casos de trombosis. Esto último sobre todo en personas jóvenes.

Como sabemos, la trombosis es básicamente una condición en la que la sangre se coagula y obstruye el fluyo sanguíneo. En consecuencia, el área afectada del cuerpo deja de funcionar adecuadamente y afecta al resto del organismo.

Hasta la fecha, los casos de trombosis cerebral han sido los más comunes entre los vacunados contra el COVID-19. Esto ha traído como resultado que ya varios individuos fallecieran a causa de la gravedad de su condición.

Como un ejemplo, de esto, podemos mencionar a Inglaterra, que ha reportado 30 casos de esta trombosis extraña entre los más de 28 mil pacientes que recibieron la vacuna AstraZeneca. De este pequeño grupo de afectados, ya 8 han fallecido por estos cuágulos y sus consecuencias. Asimimos, en España ya se han registrado otros dos casos de trombosis y una muerte.

En perspectiva, es claro que el porcentaje sigue siendo pequeño, pero la EMA considera que la relación es lo suficientemente notoria como para preocuparse. Por este motivo, lo más probable es que pronto se realice un comunicado oficial en el que se hable no solo de la relación recién confirmada, sino de la necesidad de determinar los procesos que se dan dentro de ella.

“(…) está claro que hay un vínculo con la vacuna, que provoca esa reacción. Sin embargo, aún no sabemos por qué (…) En resumen, en las próximas horas vamos a decir que existe un vínculo, pero tenemos aún que entender por qué sucede”, explicó Cavaleri.

¿Los países deberían seguir administrando la vacuna de AstraZeneca?

Por los momentos, sin un comunicado oficial de la EMA, solo aquellos que quieran tomar precauciones especiales deberán hacerlo. Pero, como vemos, en general esta situación parece estar afectado de forma particular a grupos específicos de individuos.

Por esto, naciones como Alemania simplemente optaron por restringir momentáneamente su distribución entre los grupos etarios de más riesgo. De este modo, han logrado disminuir un poco la posibilidad de que se manifieste un caso severo de trombosis sin privar a otros miles de individuos de al menos una primera dosis inmunizante contra el virus pandémico, SARS-CoV-2.

Por ahora, otras naciones europeas han restringido el uso de la vacuna de AstraZeneca en menores de 60 años, ya que parecen ser los más susceptibles a los casos de trombosis cerebral. Pero no se determinarán medidas oficiales al menos hasta este próximo jueves o viernes, cuando la EMA debería ofrecer su veredicto y recomendaciones finales con respecto a esta vacuna y su relación con los casos de trombosis.

Lea también:

Alemania desaconseja la vacuna de AstraZeneca para los adultos mayores