Un artículo en la revista BMJ Case Reports relate el extraño descubrimiento de una úvula bifurcada en la garganta de un hombre de 20 años en la Florida. Aunque su nombre sugiera lejanía, en realidad se trata de algo que usamos continuamente desde el momento en que nacemos: esa cosa que cuelga en la parte posterior de nuestra garganta.

Por fortuna, esta rara condición no parece afectar al paciente más allá desde el punto de vista estético, si es que el término aplica estando en un lugar poco visible para el público. A continuación, los detalles.

Una condición congénita comúnmente detectada en la infancia

El joven había visitado el departamento de emergencias de un centro sanitario local debido a un dolor de garganta y dos días de malestar general. En estos tiempos, estos síntomas seguro hubiesen generado sospechas de COVID-19, pero los médicos se toparon con algo menos nocivo y curioso: una úvula bifurcada en su boca.

“Sí, todo el mundo siempre piensa que es tan extraño”, comentó el propio paciente y, de hecho, lo es. La documentación científica existente la describe como una condición congénita, lo que quiere decir que es de nacimiento. Aparece en apenas el 0.18 por ciento de las personas, aunque entre los humanos del sur y este de Asia puede llegar a ser más común.

Úvula bifurcada en dos partes descubierta en la garganta del paciente.
Úvula bifurcada descubierta en la garganta del paciente. Crédito: BMJ Case Reports.

Por lo general, los médicos descubren una úvula bifurcada después del nacimiento o durante los primeros años de vida. La identificación temprana conduce a una cirugía rápida destinada a corregir la malformación y evitar cualquier disfunción en el futuro, pero este no fue el caso.

El hombre explicó que los médicos descubrieron e informaron a sus padres sobre su úvula bifurcada poco después de su nacimiento. Sin embargo, no hicieron nada al respecto, aunque las razones se desconocen.

La úvula bifurcada del hombre parecía inofensiva

La función de la úvula, junto al paladar blando al que está unida, es evitar que los alimentos y los líquidos suban por la nariz. Suena como una función un poco tonta, sí, pero gracias a ella podemos comer y tomar bebidas son relativa tranquilidad.

Cuando la úvula presenta mal formación, como esta división parcial por la mitad, podría ocasionar problemas. Y es que esta condición también está vinculada con otros problemas, como el paladar hendido o el síndrome de Loeys-Dietz. La primera es relativamente común, y puede dificultar procesos tan necesarios como el habla o la ingesta de alimentos; la segunda es una afección genética que debilita el tejido conectivo, incluidas las arterias.

Pero, para hacer más raro este caso, el paciente no ha mostrado dificultad alguna en dichos procesos, ni conexión alguna con estas trastornos. La úvula bifurcada del hombre parece ser totalmente inofensiva, aunque los médicos creen que podría explicar la voz nasal que lo caracteriza.

Y volviendo a la razón por la que fue a emergencias, el paciente se sometió a pruebas relacionadas con las bacterias estreptococos. Y, tras dar negativo, los médicos los enviaron a casa, aunque con el encargo de hacer seguimiento a su condición. Ellos se quedaron una excelente oportunidad para describir un caso peculiar descubierto en la edad adulta.

Referencia:

A rare case of a bifurcated uvula in a 20-year old. https://casereports.bmj.com/content/14/3/e239617

Lea también:

Hallan extraño pulpo de nueve brazos en Japón.