Jugador de fútbol en medio de un partido sin público.
Crédito: UEFA. Vía Associated Press.

Desde que inició la pandemia del coronavirus hemos tenido que adaptar muchas de nuestras costumbres a un nuevo estilo de vida. Una de las áreas que tuvo que hacer esto si no quería desaparecer fue el mundo del deporte. De allí que, por ejemplo, empezaran a jugarse partidos de fútbol a puerta cerrada, sin el apoyo presencial de su público.

Cuanto empezó en el 2020 se esperaba que la ausencia de la fanaticada tuviera un impacto notorio en el desempeño de los equipos. Sin embargo, tal como ha retratado la investigación de Fabian Wunderlich, Matthias Weigelt, Robert Rein y Daniel Memmert en la revista PLOS ONE, este no parece ser el caso.

Incluso sin el apoyo del público, los partidos de fútbol conservan sus tendencias

Para poder ofrecer un panorama claro, el estudio tomó en cuenta más de mil partidos de fútbol jugados sin público entre 2019 y 2020, junto a otros 35 mil encuentros con espectadores presentes de la temporada del 2010 al 2011.

Dos equipos de fútbol jugan un partido en un estadio sin público.
Vía Getty Images.

Con este alcance, se tomaron en cuenta las acciones de 10 ligas profesionales distintas y cómo estas fueron o no impactadas por la falta de fanáticos. Contrario a lo esperado, la desaparición de la fanaticada solo disminuyó en un tercio elementos como la ventaja de jugar en casa –medida según el número de goles y puntos anotados–. Debido a esto, no se hizo una diferencia notoria en las tendencias de los partidos y ni en el desempeño de los equipos.

“Siempre estuve convencido de que estando en los partidos y apoyando al equipo, al menos cambiaba algo, a veces. Pero qué se puede hacer. Es ciencia y no se puede ignorar el gran conjunto de datos de más de 40 mil juegos que se consideraron para el estudio. El apoyo social no parece ser un factor clave para la ventaja de jugar en casa”, comentó Weigelt.

Una pequeña diferencia

Con la investigación, si se notó que otra parte de la ventaja de jugar de locales –como lo es la administración de sanciones disciplinarias– se modificaba sin la fanaticada. En general, se veía que el número de faltas, tarjetas amarillas y rojas dirigidas al equipo visitante solían ser un poco mayores que las del residente.

Cuando se eliminó a la fanaticada de la ecuación, este sesgo prácticamente desapareció –e incluso en ocasiones de invirtió–. Por lo que se pudo observar que el apoyo del público durante los partidos de fútbol terminaba por influenciar más a los árbitros que a los propios equipos.

“Si un equipo me pregunta qué hacer para obtener una ventaja, tendría que decirles que ejerzan tanta presión social sobre el árbitro como sea posible. El problema es que eso no es juego limpio, por lo que realmente no quiero decir eso, aunque creo que es cierto y eso es lo que se encuentra en este estudio”, dijo Wunderlich.

Entonces… ¿de dónde viene la ventaja de jugar en casa entonces?

Lastimosamente, esta es aún una pregunta que no tiene respuesta. Gracias a esta oportunidad única que ha surgido durante la pandemia, al menos se ha podido descartar de forma clara que el apoyo del público realmente tenga una influencia muy notoria en el desenlace de los partidos de fútbol.

Sin embargo, otras variables aún no se han medido o puesto a prueba en una escala suficiente como para poder dar una conclusión completa. De allí que, aunque sepamos ahora que no es cosa de la fanaticada, aún no podemos explicar con claridad de dónde viene la “ventaja del local” de la que gozan los equipos cuando juegan en su propio estadio.

Referencia:

How does spectator presence affect football? Home advantage remains in European top-class football matches played without spectators during the COVID-19 pandemic (2021): https://doi.org/10.1371/journal.pone.0248590

Causal effects of an absent crowd on performances and refereeing decisions during Covid-19 (2020): https://www.niesr.ac.uk/sites/default/files/publications/NIESR%20DP%20524.pdf

Lea también:

¿Qué relación tienen los partidos de fútbol con la contaminación de las ciudades?