Figura del coronavirus moldeada con plastilina.

La reutilización de medicamentos se ha extendido aún más con la necesidad emergente de encontrar alguno efectivo contra la COVID-19. Los científicos han explorado esteroides, antiretrovirales para otros virus e incluso fármacos contra el cáncer, y curiosamente, uno parece efectivo para mitigar los efectos de una proteína que produce el coronavirus durante la infección.

En su más reciente trabajo, los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland (UMSOM) identificaron una serie de proteínas tóxicas producidas por el SARS-CoV-2. Luego, usaron un fármaco aprobado para tratar ciertos tipos de cáncer en la sangre y obtuvieron resultados muy prometedores que podrían sentar las bases para nuevos tratamientos.

La proteína más tóxica producida por el coronavirus

Coronavirus en tonos verde y negro con un fondo azul con retazos de adn.

Los científicos han logrado comprender cómo es que el coronavirus logra infectar las células y multiplicarse tan rápidamente. Las infecta y las secuestra para usar sus recursos para producir las proteínas de cada uno de sus 27 genes.

Conscientes de ello, introdujeron los genes en células humanas para evaluar su nivel de toxicidad dentro de ellas. También generaron 12 líneas de moscas de la fruta para expresar aquellas proteínas con mayor potencial de resultar tóxicas según lo predicho.

Estos experimentos revelaron que Orf6, una proteína viral, destacaba como la más tóxica y mataba aproximadamente a la mitad de las células humanas. A esta le siguieron otras dos proteínas, Nsp6 y Orf7a, que mataron entre el 30 y 40 por ciento de las células humanas.

Así es como Orf6 secuestra las células

En el modelo animal, la presencia de cualquiera de estas tres proteínas tóxicas se asociaba con menos probabilidades de sobrevivir hasta la edad adulta. Los investigadores observaron que aquellas moscas de la fruta que sobrevivieron mostraban efectos a largo plazo, como menos ramas en sus pulmones, o menos estructuras de generación de energía en sus células musculares.

El resto del estudio se centró en la proteína del coronavirus que resultó más tóxica a fin de conocer a detalle y comprender cómo es que esta logra secuestrar a las células. En el proceso, descubrieron que la proteína Orf6 se adhiere a proteínas humanas que se encargan de sacar materiales del núcleo de la célula. Cabe destacar que en el núcleo se encuentra el genoma, que contiene las instrucciones que hacen posible la vida.

Un fármaco contra el cáncer podría detener el daño las proteínas tóxicas del coronavirus

Por fortuna, la investigación también arrojó posibles soluciones para estos problemas: un medicamento llamado selinexor. Los experimentos mostraron que el fármaco contra el cáncer era efectivo para revertir el daño en las células humanas y las moscas de la fruta con las proteínas tóxicas del coronavirus.

Frasco en posición horizontal con pastillas de algún fármaco esparcidas.

El selinexor, a pesar de ser tóxico también, logró prevenir la muerte prematura en aproximadamente el 15 por ciento de las moscas. Además, restauró las ramas de los pulmones y las fábricas de energía en las células afectadas por la proteína viral del coronavirus.

Ahora bien, selinexor, al igual que muchos otros fármacos contra el cáncer, es tóxico aunque está aprobado por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés). Pero a pesar de ello, mejoró la supervivencia de las células humanas en aproximadamente un 12 por ciento.

Selinexor es tan solo uno de los más de 1,000 medicamentos aprobados por la FDA que están siendo probados como tratamientos para COVID-19. Ahora mismo los investigadores esperan con ansias los resultados de los ensayos clínicos que, de ser positivos, confirmarían el mecanismo descrito en este estudio.

Referencia:

Characterization of SARS-CoV-2 proteins reveals Orf6 pathogenicity, subcellular localization, host interactions and attenuation by Selinexor. https://cellandbioscience.biomedcentral.com/articles/10.1186/s13578-021-00568-7

Lea también:

¿Buenas noticias? COVID-19 provoca una respuesta inmunitaria antitumoral en un paciente.