Cuerpo humano en el que se observan los músculos con los brazos extendidos.

Los científicos de St. Jude han estado estudiando los efectos que tienen las señales enviadas desde los músculos hacia el cerebro. Curiosamente, estas parecen ofrecer cierta protección a largo plazo frente a la tan temida neurodegeneración, específicamente a través de complejos proteicos. Los hallazgos se publicaron en la revista Cell Metabolism.

El estrés no es tan nocivo como pensábamos

Solemos considerar el estrés como algo negativo, pero en realidad juega un papel clave en nuestra salud tanto física como psicológica. Como ejemplo, un estudio del que hablamos recientemente, que planteaba que el estrés es necesario para mantener cierto grado de salud cognitiva, mientras que la ausencia total de este puede deteriorarla.

Esta nueva investigación muestra algo similar, pero a un nivel más físico. Pero antes de entrar en los detalles, conviene hablar un poco sobre la razón que motivó el estudio: la neurodegeneración. La neurodegeneración del sistema central es algo típico en el envejecimiento y está influencia por los tejidos periféricos.

Señales que evitan la acumulación de proteínas mal plegadas

Los investigadores indican en su documento que las observaciones clínicas han demostrado que el músculo esquelético juega un papel en este proceso. Sin embargo, las señalizaciones del músculo al cerebro involucradas no se comprendían hasta ahora.

Los investigadores estudiaron las señales enviadas desde el músculo esquelético en moscas de la fruta y modelos de células cerebrales y sus efectos sobre el cerebro cuando hay estrés de por medio. Así descubrieron que las señales de estrés dependen de una enzima llamada amilasa amilasa y su producto, el disacárido maltosa.

Estas señalizaciones de estrés, en lugar de resultar nocivas, parecen ser claves en la protección del cerebro y la retina del envejecimiento. El estudio reveló que estas evitan la acumulación de agregados de proteínas mal plegadas, por ejemplo, lo cual sabemos que puede desencadenar neurodegeneración, como en el mal de Alzheimer.

Señales de estrés de los músculos pueden proteger al cerebro a largo plazo

“Descubrimos que una respuesta al estrés inducida en el músculo podría afectar no solo al músculo, sino también promover el control de la calidad de las proteínas en tejidos distantes como el cerebro y la retina”, dijo Fabio Demontis, de St. Jude Developmental Neurobiology. “Esta respuesta al estrés en realidad estaba protegiendo esos tejidos durante el envejecimiento”.

Partiendo de ello, los investigadores sugieren que imitar las señales de estrés que emiten los músculos hacia el cerebro puede ayudar a combatir la demencia asociada a la edad y otras enfermedades neurodegenerativas.

Referencia:

Proteasome stress in skeletal muscle mounts a long-range protective response that delays retinal and brain aging. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1550413121001121

Lea también:

¿Cómo inicia la regeneración de los músculos tras una lesión? Así lo explica la ciencia.