Cápsulas amarillas de suplementos de aceite de pescado, un suplemento que contiene omega-3.

Desde hace varios años, muchos recomiendan tomar suplementos de aceite de pescado para favorecer la salud, pero un nuevo estudio revela que este parece ofrecer verdaderos beneficios solo a personas con ciertos genotipos.

Los investigadores de la Universidad de Georgia informan en la revista PLOS Genetics que en algunos casos, el consumo del suplemento puede efectivamente reducir ciertas grasas nocivas en la sangre, pero en otros, puede causar un ligero incremento de sus niveles.

¿Los suplementos de aceite de pescado realmente protegen la salud cardiovascular?

Los suplementos de aceite de pescado se han vuelto tan populares que no es exagerado decir que su producción ha creado industria muy lucrativa. Y aunque muchos, incluso profesionales de la salud, recomiendan su consumo, en realidad no hay suficiente evidencia de que en verdad confiera beneficios para la salud.

Lo que sí parece ser cierto es que un nivel más alto de ácidos grasos omega-3, como los que contiene el aceite de pescado, se asocia con un menor riesgo de enfermedad cardíaca. Esto a raíz de que su consumo puede reducir los triglicéridos, un tipo de grasa en la sangre que funciona como biomarcador de enfermedades cardiovasculares.

Comparando personas que toman aceite de pescado con las que no

Los investigadores enfocaron este trabajo en estudiar el efecto que tendría este sobre cuatro biomarcadores de enfermedades cardiovasculares: lipoproteínas de alta densidad, lipoproteínas de baja densidad, colesterol total y triglicéridos.

Para ello, usaron los datos de 70,000 personas del Biobanco del Reino Unido, un estudio de gran escala que recopila tanto información genética como de salud en general. Entonces dividieron a los participantes en dos grupos: los que tomaban suplementos de aceite de pescado y los que no los tomaban, para después escanear sus genomas, clasificar genotipos y compararlos.

Así descubrieron una variante genética significativa en el gen GJB2. Las personas con el genotipo AG que tomaron aceite de pescado mostraron una reducción significativa de sus niveles de triglicéridos; mientras que aquellas que tenían el genotipo AA y también habían tomado el suplemento experimentaron un aumento ligero de este tipo de grasa.

También hubo un tercer genotipo, GG, pero en este no hubo una muestra lo suficientemente significativa como para obtener conclusiones de los efectos de la sustancia.

El aceite de pescado puede reducir el riesgo cardíaco en personas 

La conclusión parece ser que el suplemento sí ofrece beneficios de protección contra enfermedades cardíacas al disminuir los niveles de triglicéridos. Sin embargo, no funciona igual para todas las personas y, de hecho, hay casos en los que podría tener el efecto contrario. Tal como indica el investigadores Kaixiong Ye:

“Lo que encontramos es que la suplementación con aceite de pescado no es buena para todos; depende de su genotipo. Si tiene antecedentes genéticos específicos, la suplementación con aceite de pescado le ayudará a reducir sus triglicéridos. Pero si no tiene ese genotipo correcto, tomar un suplemento de aceite de pescado en realidad aumenta los triglicéridos”.

Estos hallazgos podrían explicar por qué ciertos estudios no han encontrado beneficios en el consumo de aceite de pescado en la prevención de enfermedades cardiovascular. Puede que estos no tomaran en cuenta el genotipo de los participantes, un criterio que parece marcar la diferencia.

Ahora bien, con este resultado, puede que muchos se pregunten si son las personas indicadas para tomar suplementos de aceite de pescado y obtener beneficios. En la actualidad existen empresas que hacen pruebas genéticas directas al consumidor, aunque es probable que aún haya que esperar un tiempo para generar ese tipo de interés.

Referencia:

Genome-wide association study of fish oil supplementation on lipid traits in 81,246 individuals reveals new gene-diet interaction loci. https://journals.plos.org/plosgenetics/article?id=10.1371/journal.pgen.1009431

Lea también:

Consumir omega-3 favorece la distribución de energía en las células.