Eliminar la caspa de nuestro cuero cabelludo nunca ha sido una tarea fácil. Si no hemos mantenido una lucha continua contra ella, al menos en algún momento de nuestras vidas nos habremos topado con su indeseada presencia cayendo en nuestros hombros.

En muchas ocasiones podríamos pensar que un champú “anticaspa” o un lavado menos frecuente de cabello serían suficientes. Pero, al final, notamos que la caspa sigue allí.

Por este motivo, es necesario que cambiemos un poco la perspectiva si esperamos poder deshacernos de ella. Para esto, nuestro primer paso entonces debería ser aprender de ella, lo que es y cómo llegó a nuestra cabeza.

¿Qué es realmente la caspa?

En resumen, la caspa –científicamente conocida como Pityriasis capitis– consiste en un desprendimiento excesivo de la piel del cuero cabelludo. Debido a este, la piel muerta suele acumularse en las raíces del cabello, esparcirse por sus hebras y luego caer sobre nuestros hombros o ropa.

En ocasiones, como ya lo mencionamos, el exceso de lavado llega a resecar de más la piel, provocando el antiestético desconchamiento. Esto se resolvería espaciando más los lavados del cabello. Pero estos suelen ser los casos menos frecuentes, por lo que no se trata de una solución universal.

En general, la mayoría de los casos de caspa se dan por dos motivos: la irritación de la piel por dermatitis seborreica o la presencia del hongo conocido como malassezia. Este último en realidad está en la cabeza de todos. Pero, cuando se acumula en exceso, termina por generar resequedad, comezón e inflamación en el cuero cabelludo.

Entonces… ¿qué debemos hacer para eliminar la caspa de nuestra vida?

Mujer mirándose en el espejo con rostro de disgusto mientras se pasa una mano por las raíces del cabello donde tiene caspa.
Crédito: LarsZahnerPhotography. Vía iStockphoto.

Esto definitivamente no será una tarea fácil, pero existen variadas estrategias que podrías aplicar para intentar eliminar la caspa. Si ya has probado los champús anticaspa comunes, será momento de llevar la situación a otro nivel y buscar ingredientes especiales en estos productos.

En primera instancia, cualquier champú con agentes antifúngicas –como la piritiona de zinc– podrían ser de utilidad, según recomienda The Dollar Shave Club. Si esto aún no es suficiente, otras alternativas más potentes podrían ser el alquitrán, el ácido salicílico o el sulfuro de selenio. Según el portal antes mencionado, estos podrían estar por separado o combinados dentro de los champús. De igual modo, serían beneficiosos.

Igualmente, si lo que deseas es combatir la resequedad y no un hongo, tal vez las opciones más naturales sean para ti. En estos casos, un poco de aceite de árbol de té colocado sobre el cuerpo cabelludo podría hacer maravillas para nutrirlo e hidratarlo.

Al final, si nada de esto sirve, entonces es momento de tomar medidas drásticas. En otras palabras, ir al dermatólogo. Esto debido a que, si se ha resistido a todos nuestros intentos, lo más probable es que requiramos del diagnóstico, experiencia y guía de un profesional para descubrir el mejor modo de atacar y eliminar la caspa de forma definitiva.

Lea también:

¿Por qué nuestro rostro se reseca desigualmente?

Escribir un comentario