Auto rojo Tesla
Vía: Reuters

Tesla se despide de la palanca de marchas física del volante en el Model S y Model X y le da la bienvenida a un nuevo sistema de control deslizante que se ubicará en la pantalla táctil de estos vehículos.

Ahora, los automóviles no solo presentarán un diseño interior y exterior renovado, sino también un novedoso selector digital. En el siguiente video se muestra cómo funciona esta nueva herramienta.

“Ok, así es como cambias de marcha en el nuevo S / X”, dice el usuario de Twitter @hsumacher.

Un simple deslizamiento de dedos permite cambiar el modo de conducción

En el video, se observa como Michael Hsu desliza su dedo hacia abajo y hacia arriba para cambiar el modo de conducción del vehículo. Esto significa que se puede seleccionar a voluntad la dirección de la marcha que tomará el auto, bien sea para retroceder o ir hacia adelante.

Volante de un Tesla

Aunado a ello, también se ha develado que estos automóviles incluyen la versión 11 del software de Tesla. Así como la forma de interactuar con el selector de velocidad de los nuevos modelos S y X.

Según Tesla, “los nuevos modelos utilizarán los sensores del piloto automático para determinar inteligentemente y de forma automática los modos de conducción previstos y seleccionarlos”. Por ejemplo, si uno de estos vehículos se encuentra estacionado frente a la pared de un garaje, este retrocederá automáticamente, una vez que el conductor presione el pedal de freno.

Tesla introdujo un sistema de respaldo en estos vehículos

Si bien la compañía ha utilizado IA y una series de sensores para determinar el modo de conducción más adecuado, también ha agregado un sistema de respaldo. Esto en caso de que el modo automático falle y el conductor deba tomar el control manual del vehículo. La herramienta incluye el modo Parking (P), Marcha atrás (R), Neutral (N) y Conducción (D).

Por ahora, solo queda ver cómo reaccionarán los usuarios frente ante este nuevo sistema de conducción y selector de velocidades.

Lea también:

Dron captura a un Tesla realizando peligrosos giros a la izquierda