El mundo ha perdido a una leyenda de la televisión. Jessica Walker ha fallecido a sus 80 años. La galardonada actriz, cuya carrera abarcó cinco décadas, murió en su casa de Nueva York el día de ayer.

Aunque Walker realizó muchos roles en su carrera, sin embargo, uno de los más icónicos fue hacer de la matriarca de Bluth, Lucille para la comedia de ‘Arrested Development’. La estrella estuvo en las tres temporadas de la carrera original de la serie y regresó con el elenco para las entregas adicionales que se estrenaron en Netflix.

Fue el rol de Lucille el que le otorgó un Emmy por su rol en la serie de comedia. También, dio su voz a Malory, la madre de Sterling Archer del programa animado de larga data ‘Archer’.

No obstante, los verdaderos fanáticos de Walker consideran que estos roles son solo parte de su “vuelta de victoria”, ya que, la estrella estaba establecida con mucho potencia desde antes de salir en ‘Arrested Development’.

Walker actuó de forma memorable en el debut de Clint Eastwood como director, en ‘Play Mist for Me’. Asimismo, apareció en proyectos como ‘The Flamingo Kid’, ‘The Love Boat’, ‘Trapper John’, ‘MD’, ‘Dinosaurs’, ‘Coach’ y ‘90210’.

Su despedida de la televisión fue en un episodio de ‘American Housewife’ que se emitió a principios de este año. Por su parte, su hija, Brooke Bowman, emitió el comunicado para anunciarle al mundo la partida de la gran estrella.

“Es con gran pesar que confirmo el fallecimiento de mi amada madre Jessica. Una actriz activa durante más de seis décadas, su mayor placer fue llevar alegría a los demás a través de su narración, tanto en pantalla como fuera de ella. Si bien su legado vivirá a través de su trabajo, muchos también la recordarán por su ingenio, clase y alegría de vivir en general”.

Su familia ha extendido la solicitud de, en lugar de flores, realizar donaciones a la organización Perros Guía para Ciegos.

Escribir un comentario