Ya sabemos que mantener una dieta saludable puede ayudar a nuestro organismo a mantenerse en mejor forma. Ahora, nuevas investigaciones también señalan que el lugar en donde comemos puede hacer una diferencia. De hecho, según parece, específicamente el consumir comida de restaurantes con frecuencia podría terminar por disminuir nuestra esperanza de vida.

El estudio llevado a cabo por Yang Du, Shuang Rong, Yangbo Sun, Buyun Liu, Yuxiao Wu, Linda G. Snetselaar, Robert B. Wallace y Wei Bao ha explorado esta posibilidad y señalado la conexión existente entre estos dos elementos que, inicialmente, no parecen relacionados. Una vez terminada la investigación, sus resultados se publicaron en el Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics.

Una conexión inesperada

Como ya mencionamos, hasta el momento, no se había establecido una conexión entre salir a comer y el riesgo de mortalidad en las personas. En otras ocasiones, se había observado cómo ciertos tipos de dietas podían ser más o menos beneficiosas para los individuos. Pero, no se había tomado realmente en cuenta si el consumo de estas se daba dentro o fuera del hogar.

Ahora, con esta nueva investigación, el Dr. Bao –líder del equipo– considera que el esfuerzo conjunto de los autores ha dado como resultado “uno de los primeros estudios en cuantificar la asociación entre salir a comer y la mortalidad”.

Para darle más peso a su estudio, los investigadores trabajaron con una base de datos de más de 35 mil estadounidenses mayores de 19 años. Dentro de ella, se encontraban los datos de salud de cada uno, más las respuestas de encuestas personales, recopilados desde 1999 hasta 2014. Asimismo, los investigadores contaron con los registros de defunción desde 1999 hasta el 2015.

Una vez analizadas por separado, se pasó a comparar las respuestas a las encuestas y datos de salud con los registros de defunción año tras año. En total, se contabilizaron 2.781 muertes. De entre ellas, 511 fueron por enfermedades cardiovasculares y 638 por cáncer. Fue gracias a este esfuerzo que los investigadores pudieron delimitar de forma notoria la relación entre la comida de los restaurantes y una disminución en la esperanza de vida.

Consumir en exceso comida de restaurantes disminuye nuestra esperanza de vida

Comida de restaurantes acomodada sobre una mesa.
Vía Pixabay.

Un punto importante que los investigadores resaltaron dentro del estudio es que los efectos realmente se graves si vieron en quienes visitaban establecimientos de comida con una frecuencia excesiva. En otras palabras, aquellas personas que consumían más de dos comidas fuera de cada día tuvieron un 49% más de posibilidades de morir durante el lapso del estudio.

Como si esto fuera poco, se identificó también individualmente que su riesgo de sufrir de cáncer era 67% mayor al del promedio. Asimismo, esto se repetía en menor medida con las enfermedades cardiacas, para las que se mostraron 18% más propensos.

Con esto, se observa que salir a comer de vez en cuanto tu plato de comida favorito en los restaurantes que te gustan no le hará daño a tu esperanza de vida. Pero, caer en el exceso y visitar estos establecimientos más de una vez por día de forma cotidiana sí podría terminar por ocasionarte problemas de salud.

¿Por qué las comidas de restaurantes son un factor dañino para nuestra esperanza de vida?

Según la nutricionista, Nicole Roach le dijo a Medicalxpress:

“Muchas comidas preparadas fuera de casa son más altas en sal, grasas, azúcares refinados y energía en general (…) La ingesta de estos elementos puede representar un riesgo de mayor riesgo de obesidad, diabetes y otras enfermedades crónicas”.

Roach no participó en el estudio, pero se desempeña actualmente como dietista cardíaca del Hospital Lenox Hill en Nueva York. Por su experiencia en el área, declaró incluso que estos resultados no eran una gran sorpresa, debido a todo lo anteriormente mencionado sobre los establecimientos comerciales de comida.

Ahora, los investigadores resaltan que su estudio no está presentando una relación causa-efecto entre la comida de restaurantes y la disminución de la esperanza de vida. Debido a la naturaleza de la investigación –que fue meramente observacional–, solo se ha podido establecer una correlación entre un elemento y otro.

En resumen, la comida preparada en establecimientos comerciales suele ser menos saludable que la hecha en casa. Por lo que, es posible que sea el consumo excesivo de sus componentes dañinos el que dañe nuestra salud a largo plazo. Sin embargo, como el estudio no ha controlado otras variables, realmente no es posible decir que sea la comida de fuera de casa la causante de una mayor mortalidad. Por ahora, cuando mucho, es simplemente otra característica que se presenta junto a ella.

Referencia:

Association Between Frequency of Eating Away-From-Home Meals and Risk of All-Cause and Cause-Specific Mortality: https://doi.org/10.1016/j.jand.2021.01.012

Lea también:

Películas más taquilleras de EE.UU. promocionan indirectamente la comida chatarra

Escribir un comentario