Imagen de un pulpo en un arrecife de coral.
Vía Pixabay.

El estudio de nuestro pasado es una disciplina que nunca deja de sorprendernos. Por esto, cada pequeño descubrimiento que se hace nos abre las puertas a un mundo que el tiempo ha alejado irremediablemente de nosotros. En esta oportunidad, la gran revelación ha llegado a través del descubrimiento de unos fósiles que sugieren que los cefalópodos podrían ser decenas de millones de años más viejos de lo que creíamos.

Para presentar los resultados analizados de los fósiles, se utilizó la plataforma digital de la revista científica Communications Biology. Allí, los autores Anne Hildenbrand, Gregor Austermann, Dirk Fuchs, Peter Bengtson y Wolfgang Stinnesbeck presentaron sus más recientes hallazgos y cómo estos podrían cambiar la historia evolutiva que conocemos.

Los fósiles revelan que los cefalópodos son más antiguos de lo que pensábamos

Los cefalópodos, mejor identificados como pulpos, calamares y algunos tipos de moluscos, son unas de las criaturas primordiales de nuestro planeta. Desde antes se sabía que eran unos de los primeros en haber aprendido a propulsarse y movilizarse en el océano. Sin embargo, ahora vemos que habíamos calculado mal el momento en el que comenzaron a hacerlo.

Hasta hace poco, se creía que el primer representante de los cefalópodos era una especia de molusco conocida como Plectronoceras cambria. Según los registros, esta habría aparecido aproximadamente hace 490 millones de años, a finales del periodo Cámbrico.

Antiguos fósiles de cepalópodos descubiertos en Canadá.
Crédito: Gregor Austermann/Communications Biology.

Ahora, los fósiles recientemente encontrados en la península de Avalon en Terranova, Canadá, parecen datar de hace al menos 522 millones de años atrás. Por sus características, los investigadores los identificaron como cefalópodos, pero como una versión incluso más primitiva que el Plectronoceras cambria.

Un descubrimiento que podría cambiarlo todo

Como consecuencia, la existencia de estos nuevos fósiles sugiere que los primeros cefalópodos pudieron aparecer al menos 30 millones de años antes de lo que nos planteábamos. Esto pasaría el momento de su aparición a las etapas tempranas del Cambrico, comentó Hildenbrand, geocientífica de la Universidad de Heidelberg en Alemania.

“Eso significaría que los cefalópodos surgieron al comienzo de la evolución de los organismos multicelulares durante la explosión del Cámbrico”, acotó.

Asimismo, la nueva información y el consiguiente ajuste de la línea temporal evolutiva nos llevarían a ver que los fósiles de los cefalópodos son incluso anteriores a los de algunos euartrópodos –entre los que se encuentran los insectos y crustáceos–.

Referencia:

A potential cephalopod from the early Cambrian of eastern Newfoundland, Canada: https://doi.org/10.1038/s42003-021-01885-w

Lea también:

Conoce la verdadera historia detrás de los conservados fósiles de la Pompeya del Cretácico