Un equipo de investigadores encontró evidencia de que un fármaco usado décadas atrás para prevenir el aborto espontáneo en mujeres con riesgo parece haber aumentado las tasas de cáncer en su descendencia.

Los resultados del estudio se presentaron durante la reunión anual de la Endocrine Society, ENDO 2021, y recuerdan la importancia de continuar las investigaciones sobre la seguridad de ciertos medicamentos.

Caproato de hidroxiprogesterona, un fármaco contra el aborto vinculado con el cáncer

Uno de los grandes retos de la medicina es evaluar los riesgos frente a los beneficios que ofrecen ciertas terapias y medicamentos. Bien sabemos que algunos de ellos, a pesar de proporcionar alivio a ciertos síntomas, pueden también ocasionar otros problemas, sobre todo si se consumen sin la debida precaución.

Mujer con poco tiempo de embarazo tomando un fármaco que podría ser para prevenir el aborto junto a su doctora.

Un ejemplo de ello es el caproato de hidroxiprogesterona (OHPC o 17-OHPC), una hormona progestágena sintética que comenzó a venderse en la década de 1950; entre esta y la década de 1960, se administró en muchas mujeres embarazadas.

Se trata de un medicamento diseñado para tratar a mujeres embarazadas con riesgo de aborto espontáneo, o que padecen de aborto espontáneo recurrente. Y en efecto, el fármaco hizo su efecto al prevenir el aborto espontáneo, pero no sin cobrar algo a cambio, pues los hijos adultos de las mujeres que lo recibieron parecen tener el doble de probabilidades de padecer cáncer.

Mayores tasas de diferentes tipos de cáncer antes de los 50 años

Esta afirmación surge de un estudio que examinó el efecto de la exposición al fármaco contra el aborto espontáneo sobre el riesgo de cáncer en la descendencia de las madres que lo recibieron durante su embarazo comparándolo con la de las mujeres que no fueron tratadas con él.

Los datos provienen de los Estudios de Salud y Desarrollo Infantil, considerando a las personas que recibieron atención prenatal entre junio de 1959 y junio de 1967 en el Plan de Salud de la Fundación Kaiser. Mientras que para identificar los cánceres diagnosticados en los hijos adultos de las madres medicadas utilizaron el Registro de Cáncer de California, con datos hasta 2018.

Un total de 181 mujeres recibió el fármaco para prevenir el aborto espontáneo durante el embarazo. Pero los resultados mostraron que, pese a su efectividad para garantizar el embarazo a término, este tenía efectos nocivos sobre la salud de la descendencia.

Entre los más de 18,700 hijos nacidos vivos, hubo 954 diagnósticos de cáncer entre los 18 y 58 años de edad. El cáncer se presentó con más del doble de frecuencia en la adultez de los hijos nacidos expuestos al fármaco contra el aborto que los no expuestos. También es importante destacar que 65 por ciento de ellos ocurrieron en personas menores de 50 años.

Hormonas sintéticas pueden provocar cáncer en la descendencia de las mujeres que las tomaron

Pero esto no es realmente una sorpresa. La investigadora principal, Caitlin Murphy, profesora asistente en el Centro Médico de la Universidad de Texas Southwestern, en Estados Unidos dice que “hay pruebas contundentes de que algunas hormonas sintéticas causan alteraciones endocrinas durante el desarrollo fetal temprano” y que estas “pueden provocar cáncer más adelante en la vida de la descendencia”.

Un ejemplo de ello es el dietilestilbestrol (DES), un estrógeno sintético que también se administró a algunas mujeres embarazadas en la década de 1970. Años después, los investigadores descubrieron que este aumentaba el riesgo de ciertos tipos de cánceres en la descendencia femenina de las mujeres que lo tomaron.

“Nuestros hallazgos sugieren que múltiples sistemas de órganos son susceptibles a la alteración endocrina durante el desarrollo temprano, lo que puede aumentar el riesgo de cáncer décadas más tarde”.

Lo curioso es que la Administración de Alimentos y Medicamentos​ de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) propuso retirar la OHPC del mercado ya que ciertos estudios no encontraron beneficios clínicos en su uso. A pesar de ello, este y otros fármacos similares siguen disponible en Estados Unidos y utilizándose para el mismo fin.

Pero dada la sugerencia de los resultados, es necesario aumentar la precaución en su uso al comienzo del embarazo, pues puede aumentar la incidencia del cáncer en el futuro.

Referencias:

Drug used during pregnancy may increase cancer risk in mother’s adult children. https://www.eurekalert.org/pub_releases/2021-03/tes-dud031621.php

In Utero Exposure to 17α-Hydroxyprogesterone Caproate May Contribute to Increasing Incidence Rates of Early-Onset Cancer. https://www.newswise.com/pdf_docs/161591428751779_Murphy%20Abstract.pdf

Lea también:

Causas y formas de prevenir un aborto espontáneo.

Escribir un comentario