Para mantener a nuestro cuerpo en nuestro mejor estado, debemos saber cómo cuidarlo tanto por dentro como por fuera. De allí que pequeños detalles como saber de qué forma cuidar de nuestra piel cuando la vamos a afeitar puede hacer una gran diferencia a la larga.

Gracias a los consejos dados en The Dollar Shave Club, ahora podemos compartir contigo los tips más resaltantes para mantener tu epidermis sana. Esto tanto antes del afeitado, como durante y después de este. Ya que cada una de estas fases tiene sus propios pasos para poder conseguir los mejores resultados con el mínimo daño a nuestra piel.

Antes de empezar a afeitar: asegúrate de tener todo para poder cuidar de tu piel

El primer paso para poder cuidar de tu piel cuando vayas a afeitar tu rostro u otra parte de tu cuerpo es hacer los preparativos previos. Entre ellos, es recomendable que tomes una ducha caliente.

Esta no solo te hará sentir mejor, como han mostrado estudios anteriores, sino que también ablandará los vellos y los hará más fáciles de cortar o remover. Si no puedes tomar una ducha en el momento, contar con un poco de agua tibia para aplicar en el área a depilar será suficiente.

Seguidamente, es recomendable que cuentes con algún tipo de exfoliante que te ayude a eliminar las células muertas y cualquier otra impureza de tu rostro. Si te estás bañando, solo debes aprovechar para incluir la exfoliación en tu rutina –siempre recordando que no esta no se debe hacer en exceso ya que podría terminar por irritar la piel–.

Si sigues estos pasos preventivos, la piel estará mucho más suave, lo que permitirá que la las hojillas de afeitar se deslicen con más facilidad. En consecuencia, podrás evitar tanto las cortadas como la irritación.

El momento de la verdad: estas son las precauciones que debes tener

Hombre con espuma de afeitar en la cara mirando una hojilla de afeitar.
Vía Wikimedia Commons.

Si ya estás en la segunda fase y esperas comenzar a afeitar tu rostro, también es necesario que tomes en cuenta ciertos detalles para cuidar tu piel. The Dollar Shave Club recomienda cubrir el área a depilar con un jabón en gel (o espuma de afeitar), de forma que la zona se lubrique.

Luego de esto, podrás pasar la hojilla de afeitar –limpia y seca– con más comodidad. Asimismo, recuerda siempre afeitarte yendo en la dirección del vello. Si vamos en contra de este podremos obtener resultados más rápidos, pero la piel se podría irritar, enrojecer o hasta romper. Por esto, es mejor armarnos con un poco más de paciencia para conseguir un buen acabado sin hacer daño a nuestra epidermis.

Los pasos finales: debes cuidar tu piel también al terminar de afeitarla

Una vez el trabajo esté hecho, aún deberás tomarte un tiempo para darle un último cuidado a tu piel. En este caso, luego de todo lo que tuvo que soportar, será bueno que te tomes un momento para rehidratarla. Además de remover con agua el jabón sobrante, es bueno que cuentes con una loción particular que te ayude a nutrir de nuevo la piel.

Además de esto, si por ejemplo te has dejado un poco de vello en la cara como un bigote o un poco de barba, será bueno que les apliques también algún aceite que los nutra y los humecte. Aunque parezca un detalle tonto, sin duda podrás ver la diferencia, ¡y tu piel te lo agradecerá!

Lea también:

¿Tienes una cicatriz? Acá te contamos cómo afeitar la piel sin afectarla

Escribir un comentario