Hombre con calvicie en todo su cuero cabelludo al que le costaría hacer crecer de nuevo su cabello.

La lucha contra la calvicie es una batalla que las personas han intentado librar durante décadas. Debido a esto, han surgido con el tiempo variados mitos al respecto, así como también formas realmente efectivas para retrasarla. Pero… ¿por qué es tan difícil combatirla por completo? Estos expertos nos explican los motivos por los que volver a hacer crecer el cabello no es una tarea fácil.

Los ciclos de crecimiento del cabello

A través de los esfuerzos de la iniciativa Giz Asks, pudimos observar los testimonios de variados profesionales expertos en dermatología y cuidado de la piel. Entre ellos, el primero en dar sus explicaciones fue William Lowry, profesor de biología molecular, celular y de desarrollo en la UCLA.

Este hizo énfasis primero en explicar los ciclos de los folículos del cuero cabelludo, puesto que, al comprenderlos, es más fácil entender de qué forma este se ve afectado por la caída del cabello, así como por qué luego es tan difícil hacer que vuela a crecer.

“Los folículos atraviesan ciclos de crecimiento, degeneración y regeneración, en los que casi todos los pelos de la parte superior de la cabeza se encuentran en lo que se llama anógeno, donde crece el tallo del cabello. Mientras tanto, algunos de los folículos, tal vez del 5% al 10%, se encuentran en una etapa llamada telógena, donde la parte inferior del folículo se ha degenerado y el folículo no está produciendo un nuevo tallo de cabello”.

En resumen, cuando el cabello se cae, es porque el folículo está en la etapa telógena. Cuando somos jóvenes, esta suele ser corta y no la notamos. Pero, a medida que envejecemos ella se va haciendo más larga, hasta que el folículo queda prácticamente inactivo.

Ahora, este proceso depende de más factores que solo la edad, tal como lo planteó Shoshana Marmon, profesora clínica adjunta y directora de investigación clínica en dermatología del New York Medical College.

“La biología del folículo piloso es extraordinariamente compleja. (…) La genética juega un papel fundamental en este proceso. Por lo tanto, la capacidad del cabello para volver a crecer puede variar significativamente de una persona a otra”.

¿Qué pasa cuando nuestro cabello deja de crecer?

Mujer sosteniendo un peine con una maraña de cabellos que se le acaban de caer.
Vía Pixabay.

Cuando el cabello finalmente deja de crecer nos encontramos entonces con la calvicie, clínicamente conocida como alopecia. Para comprenderla mejor, el profesor clínico de dermatología en la Universidad del Sur de California, Paul J. McAndrews, ha comentado:

“La alopecia androgenética, básicamente, la pérdida de cabello de patrón femenino y masculino, es un proceso de envejecimiento. Cuando el interruptor de luz genética del folículo piloso susceptible se apaga, ese folículo piloso está realmente programado para comenzar a producir un cabello más fino, y más fino, y más fino… hasta que ya no pueda verlo”.

Esta perspectiva, dada por el experto que ha realizado trasplantes de cabello durante más de dos décadas, nos muestra que la caída del cabello es un proceso natural. Algo que va de la mano con los ya mencionados ciclos por los que pasan los folículos del cuero cabelludo.

En la actualidad, existen terapias que ayudan a estimular los folículos pilosos para evitar el alargamiento de su fase telógena. Ahora, la alopecia no siempre se da solo por el envejecimiento y, cuando esto sucede, el panorama se complica.

“Hay tipos de alopecia que se asemejan más a un síndrome autoinmune, donde el sistema inmunológico ataca los folículos y los folículos se degeneran y desaparecen. Esa es una situación diferente y más rara; no puede hacer mucho al respecto a menos que pueda resolver el problema inmunológico”, aclaró Lowry.

¿Por qué es tan difícil volver a hacer creer el cabello?

Hacer crecer de vuelta al cabello no es fácil y en gran medida se debe a que realmente no podemos detener el proceso de envejecimiento, según McAndrews. Esto ya que tenemos un número finito de folículos y, a medida que estos se van desactivando con el tiempo, simplemente no es posible reemplazarlos con otros nuevos.

“Aunque existen algunas terapias con la capacidad de retardar la caída del cabello en esta afección, no se ha encontrado nada que repare un folículo para que vuelva a crecer el cabello una vez que se ha encogido o dañado lo suficiente”, completó Marmon.

Debido a esto, los tratamientos que se desarrollan para tratar la alopecia muchas veces no son tan efectivos cuando el daño ya es notorio. Ante esto, McAndrews compara los tratamientos para la calvicie con el cepillado de dientes, diciendo que el momento para tratar el problema no es cuando se te han caído la mitad de los dientes, sino desde antes, de forma preventiva.

Esto va de la mano con lo que comentó Lowry, quien dijo:

“En mi opinión, la razón por la que es difícil volver a hacer crecer el cabello después de haberlo perdido tiene que ver con esta miniaturización: cuanto más tiempo pase sin que vuelva a crecer el cabello, más se encoge y miniaturiza el folículo”.

Dicha miniaturización es un proceso que se inicia cuando el folículo queda inactivo en la fase telógena. Según Lowry, mientras más tiempo pase, más difícil será hacer que el cabello vuelva a creer en él ya que se habrá encogido y no será capaz de producir hebras de mismo grosor o calidad.

Lea también:

Nuevo descubrimiento podría ayudar a combatir la calvicie