Mujer de rasgos asiáticos con la mirada baja y rostro de tristeza como representación de la violencia que hay contra su raza.
Vía Pixabay.

En el último año nos niveles de violencia y racismo contra los asiáticos han ido en aumento. Ahora, gracias a la cobertura que ha tenido la situación, estamos más conscientes que nunca de la existencia del problema. Sin embargo, a pesar de que la xenofobia definitivamente se potenció con la pandemia, en realidad siempre ha estado ahí.

Una perspectiva más clara de esto nos la puede dar Ian Shin, profesor asistente de la Universidad de Michigan. Su campo de experticia es la historia asiático-estadounidense y, desde su perspectiva, los casos de racismo contra las poblaciones estadounidenses de origen asiático no son un evento nuevo.

El aumento de la violencia contra los asiáticos ha llegado a los reflectores debido a la pandemia

Uno de los primeros puntos que Shin resalta es que la violencia física y verbal contra los asiáticos radicados en Estados Unidos no solo ha tenido un aumento en este último año. De hecho, ella ha sido un problema creciente por décadas.

No obstante, hasta ahora no se le daba el mismo nivel de atención que a las agresiones contra otras minorías. Unas que también se han hecho más visibles en los últimos años gracias a los avances de la tecnología y las plataformas de comunicación.

Foto en blanco y negro de peatones asiáticos caminando por una calle de Shangai.
Vía Pixy.

Ahora, la llegada de la pandemia y la asociación inicial del coronavirus a la población asiática terminaron no solo por potenciar la xenofobia contra este grupo, sino que también aumentó el interés del mundo por él. De allí que ahora se hayan hecho más visibles los problemas que esta minoría ha tenido que enfrentar durante años.

Como consecuencia, la mirada del mundo se ha posado sobre esta situación justo cuando también ha comenzado a escalar en frecuencia y gravedad. Según iniciativas como el Stop AAPI Hate Project se han presentado 3.795 incidentes desde el 19 de marzo de 2020 hasta el 28 de febrero de 2021. En el reporte nacional del proyecto también se leyó que:

“El número de incidentes de odio denunciados a nuestro centro representa solo una fracción del número de incidentes de odio que realmente ocurren, pero muestra cuán vulnerables son los estadounidenses de origen asiático a la discriminación y los tipos de esta que enfrentan”.

Las situaciones de violencia contra los estadounidenses de origen asiático se han manejado diferente durante la pandemia

Así como antes no se prestaba casi atención a estos eventos, ahora se encuentran en el foco de todos los reflectores. Como consecuencia, muchas personalidades reconocidas en el mundo –que van desde celebridades a políticos– han dado su apoyo a las campañas para detener el odio y el racismo contra las poblaciones asiáticas.

Cuando el portal Phycs, le preguntó a Shin su opinión sobre estas acciones, el profesor asistente respondió:

“Creo que todo ayuda, ya sean celebridades y políticos que promueven la campaña ‘Stop the Hate’ a través de las redes sociales, o usuarios individuales que publican mensajes de apoyo a sus amigos en la comunidad asiáticoamericana”.

¿Por qué la violencia contra los asiáticos se ha mantenido en el tiempo?

Los casos de violencia contra las minorías de estadounidenses de origen asiático han dado desde que las primeras poblaciones asiáticas llegaron a EE.UU. Para el siglo XIX, comunidades chinas fueron expulsadas de casi 200 ciudades por ser “vistos como competidores económicos, [además de] social y culturalmente inasimilables para la sociedad estadounidense”, explicó Shin.

Para el siglo XX este rechazo también extendió a los pobladores japoneses que llegarona Estados Unidos. Como un ejemplo de esto, Shin menciona el “caso de Vincent Chin, un hombre chino-estadounidense de 27 años que fue asesinado a golpes en 1982 porque sus atacantes lo asociaron con Japón, que estaba desafiando la dominación estadounidense en la fabricación de automóviles”.

En la actualidad, en el siglo XIX, la situación tensa en Estados Unidos, según Shin, se debe a dos elementos. Primero la relaciones complicadas que el país ha tenido con China en los últimos años  no han ayudado. Ya que convirtieron a los chinos y a los asiáticos estadounidenses en general en “enemigos potenciales” a la vista del público.

Luego, las asociaciones directas de culpa por la pandemia que intentó hacer el expresidente Donald Trump contra China han sido las más perjudiciales. Puesto que terminaron por fomentar aún más los niveles de xenofobia.

Lea también:

Al igual que la Peste Negra, el coronavirus aviva olas de ataques racistas y xenófobos