Un equipo de científicos ha desarrollado un medicamento que podría mejorar la adhesión de los pacientes con diabetes tipo 2 a su tratamiento. Se trata de una inyección de insulina basal que, en lugar de administrarse diariamente, se aplicaría de forma semanal, manteniendo el nivel de eficacia y seguridad del régimen habitual.

Los resultados del ensayo clínico de fase 2 en el que se probó se presentaron en la ENDO 2021, la reunión anual de la Endocrine Society. Estos muestran beneficios similares a los de insulina disponible comercialmente, como un tasa más baja de episodios de hipoglucemia.

Comparando la inyección de insulina diaria con una nueva opción semanal

El ensayo clínico incluyó 399 pacientes diagnosticados con diabetes tipo 2 que habían usado anteriormente la insulina degludec, una insulina diaria de larga duración junto con medicamentos antidiabéticos orales. Luego, compararon el desempeño de este medicamento con la nueva inyección de insulina basal Fc (BIF) que se administra de forma semanal.

Para ello, establecieron tres grupos de tratamiento: inyecciones semanales de la insulina nueva en dos regímenes de dosificación diferentes e inyecciones estándar de insulina degludec una vez al día.

Los investigadores plantearon dos objetivos diferentes en la meta de regular los niveles de glucosa en la sangre en ayunas: 140 miligramos por decilitro (mg/dL) o menos, y el otro fue de 120 mg/dL o menos. Mientras que para la insulina degludec la meta de glucosa en ayunas fue de 100 mg/dL o menos.

Nueva inyección es segura y eficaz para el control de la glucosa en la sangre

Los pacientes que tomaron la BIF semanal lograron un control de la glucosa en la sangre a largo plazo similar a los que tomaron la inyección de insulina degludec. Las personas que tenían una hemoglobina A1c de 8.1 por ciento en promedio al comienzo del estudio y recibieron la BIF mostraron una mejora promedio de dicho valor 0,6 por ciento; esta mejora de Ac1 fue similar a la de 0.7 por ciento mostrada por los que recibieron la insulina degludec.

Los resultados también fueron similares en el aspecto de la seguridad. La inyección BIF tuvo un perfil de efectos secundarios prácticamente comparable con el de la insulina degludec.

Inyección semanal de insulina asociada a tasas menores de hipoglucemia

Medidor de glucosa en sangre y tratamiento contra la diabetes.

Los investigadores también destacan que los pacientes que usaron BIF mostraron tasas significativamente más bajas de hipoglucemia o niveles bajos de azúcar en sangre. En su informe indican que estas fueron menores a 70 mg/dL.

El investigador principal, Juan Frias, explica que la nueva inyección semanal de insulina tiene “el potencial de una acción más plana y predecible que las insulinas basales diarias actuales, lo que puede haber contribuido a las tasas más bajas de hipoglucemia”.

Aunque el azúcar tiene una connotación negativa, sobre todo en enfermedades como la diabetes, la hipoglucemia puede tener efectos peligrosos; entre ellos, convulsiones, pérdida del conocimiento y la muerte. Por ello, contar con un medicamento que también permita regular este aspecto es de gran utilidad en la mejora del pronóstico de los pacientes.

Una opción que favorece el apego al tratamiento de la diabetes

Además, reducir la frecuencia de las inyecciones de insulina de diaria a semanal podría hacer el tratamiento más cómodo y fácil de seguir para los pacientes con diabetes tipo 2. Esto, a su vez, podría mejorar la disposición de los pacientes a comenzar esta alternativa cuando los medicamentos orales dejan de ser efectivos.

Los resultados son tan prometedores que los investigadores también han iniciado nuevas investigaciones sobre el tema; estas están dirigidas a evaluar la eficacia de la inyección BIF en la diabetes tipo 1 y otras poblaciones de diabetes tipo 2.

Referencia:

Weekly insulin helps patients with type 2 diabetes achieve similar blood sugar control to daily insulin. https://www.eurekalert.org/pub_releases/2021-03/tes-wih031621.php

Lea también:

¿Puede o no almacenarse la insulina a temperatura ambiente? Un nuevo estudio nos da la respuesta.

Escribir un comentario