La historia de la evolución de la humanidad es tan larga como intrincada. En el camino, muchos de nuestros antiguos parientes se fueron quedando atrás, hasta que finalmente el Homo Sapiens se coronó como el claro vencedor. Ahora, hacemos todo lo posible por conocer más sobre aquellos que no lo lograron. Entre los descubrimientos más recientes sobre esto, nos encontramos con los neandertales y sus aparentemente avanzadas prácticas de higiene dental.

Estudios anteriores ya se había determinado que los neandertales tenían técnicas de cacería mucho más avanzadas de lo que esperaríamos. Ahora, tal parece que sus estrategias de limpieza de dientes también eran mejores de lo que creíamos.

La investigación que destapó esta particular tendencia se publicó en el Journal of Human Evolution. Detrás de ella estuvieron los científicos Wioletta Nowaczewska, Marcin Binkowski, Stefano Benazzi, Antonino Vazzana, Adam Nadachowski, Krzysztof Stefaniak, Marcin Żarski, Sahra Talamo, Tim Compton, Chris B. Stringer, Mateja Hajdinjak y Jean-Jacques Hublin.

El resultado de un esfuerzo internacional

La meta del estudio fue determinar el origen de unas particulares marcas en un par de dientes de neandertal descubiertos en la cueva de Stajnia, de las tierras altas de Polonia. Según parece, de las cinco piezas dentales que se ubicaron en la locación cercana a Cracovia y Częstochowa, dos mostraban un particular potencial para mostrarnos una nueva perspectiva del pasado.

Representación digital de un diente de neardental.
Crédito: M. Binkowski.

De allí que entonces investigadores de diversas partes del mundo unieran fuerzas para poder estudiar a fondo los únicos ejemplares. Al final, la investigación contó con la participación de Polonia, Alemania, Reino Unido e Italia. Entre todos, realizaron análisis físicos y genéticos de los dientes para poder descifrar las pistas que nos daban sobre la higiene dental de los neandertales.

Dientes delatores: un vistazo único a la higiene dental de los neandertales

El análisis preliminar y la datación por radiocarbono permitieron observar que ambas piezas dentales tenían unos 46 mil años de antigüedad. Asimismo, se identifico que una de ellas era un premolar superior y la otra una muela del juicio. Cada una perteneció a un neandertal distinto, el primero de unos 30 años y el segundo de aproximadamente 20.

Gracias a su buen estado general, también se pudieron hacer reconstrucciones en 2D y 3D de sus estructuras. Fue justo debido a estas últimas que se pudieron identificar unas marcas poco comunes en las cavidades de los dientes.

Según los investigadores, estas son consistentes con las que aparecerían al raspar la dentadura con un objeto duro, puntiagudo y cilíndrico –como un palillo de dientes–. Contrario a lo que podríamos creer, esta no es la primera vez que se encuentran estas marcas.

Desde que fueron descubiertos en el 2010, estos dientes habían sido conservados en el Museo Arqueológico Estatal de Varsovia, pero casi no había sido estudiados a fondo. Ahora, con la reciente investigación se ha podido establecer un precedente que muestra que esta práctica de higiene dental estaba más extendida de lo que se creía entre los neandertales.

Referencia:

New hominin teeth from Stajnia Cave, Poland: https://doi.org/10.1016/j.jhevol.2020.102929

Lea también:

¿Cuándo se separaron los humanos modernos de los neandertales?

Escribir un comentario