Volcán haciendo erupción.
Vía Piqsels.

El estudio de otros mundos es un punto que ha ido ganando notoriedad con el paso de los años. Ahora, esto se ha potenciado con el paulatino descubrimiento de cientos de exoplanetas rondando nuestro sistema solar. Esto nos ha llevado a toparnos con nuevas posibilidades que antes no habíamos considerado, como por ejemplo la existencia de un planeta en donde los volcanes escupieran metal.

La investigación que ha traído esta posibilidad a nuestras mentes se publicó recientemente en la revista Nature Communications. A la cabeza del estudio estuvo la investigadora Arianna Soldati y, como parte del equipo, estuvieron sus colegas del Syracuse Lava Project J. A. Farrell, R. Wysocki y J. A. Karson.

Según los planteamientos de Soldati, así como la luna de Saturno hemos podido ver el “criovolcanismo” –la actividad volcánica en mundos helados–, en otros planetas compuestos principalmente de metal deberíamos ver también el “ferrovolcanismo”.

El ferrovolcanismo

Como bien sabemos, la actividad volcánica en la Tierra se da por los movimientos tectónicos y la fluidez del magma –que está compuesto por roca derretida del interior de la Tierra–. Ahora, en un planeta principalmente hecho de metal, los volcanes no tendrían en su interior el mismo tipo de magma.

Para definir esto mejor, Soldati y su equipo propusieron dos clasificaciones para dos tipos posibles de ferrovolcanismo. Por un lado, estaría el tipo 1 o ‘puro’ que se daría cuando un planeta estuviera compuesto solo de metal. Por el otro, tenemos al tipo 2 o ‘espurio’ que entraría en acción en los cuerpos celestes que tuvieran una parte rocosa en su composición.

Hasta el momento, aunque esta actividad existe en teoría, no se la ha podido detectar en ningún planeta o exoplaneta de nuestra galaxia. Por esto, Soldati insiste en que nuestro conocimiento sobre el tema debe aumentar, de forma que entendamos verdaderamente qué estamos buscando.

¿Por qué la ciencia quiere saber cómo serían los volcanes de metal?

Básicamente, se trata de un intento por ampliar nuestros conocimientos y nuestra capacidad de observación. En otros planetas, solemos ubicar solo aquello que sabemos buscar.

 “Cuando miramos imágenes de mundos diferentes al nuestro, todavía usamos lo que sucede en la Tierra, como evidencia de erupciones volcánicas, para interpretarlas. Sin embargo, no tenemos vulcanismo metálico generalizado en la Tierra, por lo que debemos imaginar cómo se verían esos procesos volcánicos en otros mundos para que podamos interpretar las imágenes correctamente”, explicó Soldati.

En otras palabras, el ferrovolcanismo, del que no tenemos evidencias naturales en la Tierra, debería ser estudiado y categorizado. Ya que solo así podremos contar con el conocimiento necesario para reconocerlo en otros planetas.

¿Cómo serían los volcanes de un planeta hecho de metal?

El experimento de Soldati y su equipo se realizo simulando un evento de ferrovolcanismo espurio. Gracias a este, se pudieron observar las diferencias no solo en la composición del magma, sino en su comportamiento y en el tipo de huellas que dejaría en la superficie que recorre.

Representación de cómo podría verse la lava de un volcán en un planeta hecho de metal.
Crédito: Arianna Soldati.

En primer lugar, notaron que los componentes de metal tendieron a quedarse bajo las capas de roca, por lo que hacían contacto constante con la superficie. En segundo, también notaron que esta lava podía moverse hasta 10 veces más rápido que el magma típico terrestre.

Finalmente, notaron que magma de los volcanes de metal nunca dejaría huellas tan bruscas como las que deja la lava de roca derretida en nuestro planeta. De hecho, los metales tienden a promover una estructura de capas mucho más suave y con menos bordes ásperos o burdos. Asimismo, no se acumula una sobre otra, sino que se entrelaza entre sí, por lo que no podría crear los grandes picos a los que estamos acostumbrados.

Según Soldati, si un asteroide como 16 Psyche –que está hecho principalmente de hierro y níquel– tuviera volcanes, estos no se verían para nada como el popular monte Fuji de Japón. En realidad, estos tendrían una apariencia mucho más discreta, con suaves colinas y conos mucho más anchos.

Referencia:

Imagining and constraining ferrovolcanic eruptions and landscapes through large-scale experiments: https://doi.org/10.1038/s41467-021-21582-w

Lea también:

Este exoplaneta de lava podría tener una atmósfera de roca vaporizada