La atención médica y cuidados de salud, en la actualidad, van mucho más allá de lo que ocurre dentro del hospital. Ya sea que se trate de una enfermedad pasajera, o una condición de por vida, gran parte de los tratamientos de los pacientes se deben realizar o mantener en casa. De allí que la automedicación sea tan común, lo que también aumenta la posibilidad de cometer errores en el tratamiento, un detalle que justamente esta nueva inteligencia artificial (IA) podría solucionar.

Recientemente, en la revista Nature Medicine se ha publicado una investigación que propone a una nueva IA con tecnología de aprendizaje con red neuronal como la aliada perfecta de los pacientes que deben medicarse en casa. La investigación que la respalda, realizada por Mingmin Zhao, Kreshnik Hoti, Hao Wang, Aniruddh Raghu y Dina Katabi, busca proponer este sistema como una forma de reducir los riesgos asociados a la automedicación.

La inteligencia artificial ayudará a evitar los errores de automedicación

Durante su investigación sobre estudios previos al suyo, los científicos del MIT notaron que variadas fuentes citaban que hasta un 70% de los casos de automedicación de insulina presentaban fallas. Todo debido a que los pacientes no se administraban las dosis totalmente de acuerdo a lo que estaba prescrito.

Igualmente, al observar la situación pero con usuarios de inhaladores, los investigadores notaron un patrón similar. En general, se identificó que la mayoría de los pacientes simplemente no aplicaban sus tratamientos correctamente, como lo resaltó Katabi.

Mano sosteniendo un frasco lleno con medicamentos como los que la inteligencia artificial podría monitorear al momento de administrarlos por automedicación.
Vía Piqsels.

Para solventar esto, los investigadores han propuesto este nuevo sistema de inteligencia artificial capaz de monitorear el proceso de automedicación de los pacientes. De este modo, a través de un conjunto de sensores en el hogar, la IA podría identificar errores potenciales y alertar tanto al usuario como a su médico de cabecera.

Con esto, no solo se podrían prevenir posibles accidentes, sino que se tendría un registro claro y detallado del avance del tratamiento. Un punto que, a la larga, ayudaría a evaluar la efectividad de este dependiendo de qué tan fiel a las instrucciones haya sido el paciente.

¿Cómo funcionará esta inteligencia artificial?

Básicamente, la inteligencia artificial mantendrá una vigilancia sobre los procesos de automedicación con tres simples pasos. En primer lugar, rastreará los movimientos del paciente dentro de un radio de 10 metros con los sensores ubicados en el hogar. Luego, identificará las señales que indican el uso de inhaladores o de inyecciones de insulina.

Finalmente, el tercer paso será utilizar su base de datos para determinar si las señales de radio recibidas corresponden con las de una buena aplicación del tratamiento. De este modo, en caso de captar una anomalía, el sistema inmediatamente liberará una alarma.

Gracias a esto, los pacientes podrían contar con un nuevo sistema tan confiable como no invasivo –ya que no va sobre el cuerpo de la persona ni quiere cámaras–. Uno con el que, además, podrán asegurarse de que están siguiendo sus tratamientos de forma apropiada.

Referencia:

Assessment of medication self-administration using artificial intelligence: DOI: 10.1038/s41591-021-01273-1

Lea también:

Todo lo que la inteligencia artificial puede hacer por tu salud

Escribir un comentario