Recientemente, la candidata contra el COVID-19 diseñada por Johnson & Johnson fue aprobada por la FDA (Food and Drugs Administration). Con esto, pasó a ser otra de las vacunas estadounidenses, junto a las opciones de Moderna y Pfizer, en ser aprobada por la entidad regulatoria. Pero, a diferencia de las anteriores, la vacuna Janssen ha probado ser segura incluso para mujeres embarazadas y lactantes.

Debido a estos último, incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha autorizado su uso de emergencia en estas poblaciones. Una medida que viene como un respiro de aire fresco para las futuras madres que, hasta ahora, no contaban con una opción de vacunación probadamente segura.

La vacuna Janssen es segura para las mujeres embarazadas

La aprobación de la vacuna Janssen para su uso en mujeres lactantes y embarazadas se dio este mismo miércoles 17 de marzo. Sin embargo, no es la primera vez que se plantea la seguridad de esta candidata para este grupo.

Logo de la vacuna janssen que ahora se puede usar en mujeres embarazadas.
Crédito: EFE/EPA/Sem Van Der Wal.

De hecho, en publicaciones anteriores, medios como ABCNews reflejaron la postura favorable de los CDC (Centers for Disease Control and Prevention) de Estados Unidos ante esta vacuna. Todo ya que, según parece, el sistema utilizado por esta vacuna de una sola dosis no tiene riesgos de causar efectos negativos en el bebé.

Como se sabe, la vacuna Janssen se aprovecha de la estructura de otros virus inactivos para transportar información del SARS-CoV-2 al organismo. En vacunas que usan virus como los del sarampión, las paperas o la rubéola, su uso en mujeres embarazadas no se recomienda. Esto justamente por los riesgos potenciales que presentan para el feto.

Ahora, Janssen utiliza la estructura de un adenovirus inactivo del resfriado común. Por lo que se garantiza su entrada al organismo, sin poner en riesgo del desarrollo del embarazo y sin que se transmitan patógenos peligrosos a los bebés a través de la leche.

¿Por qué la vacuna Janssen es la única opción para las mujeres embarazadas?

Durante los primeros ensayos realizados para las vacunas candidatas de Moderna, Pfizer o Janssen no se trabajó con una muestra de mujeres embarazadas. De hecho, estas estuvieron excluidas de los estudios iniciales.

Por esto, actualmente no existe una contraindicación para ninguna de las vacunas. Pero tampoco había seguridad de que fueran a ser efectivas sin causar efectos secundarios graves. Hasta ahora, solo la vacuna Janssen se ha ocupado de abordar esto y demostrar con más datos que su fórmula es segura para las mujeres embarazadas y lactantes.

Por este motivo, se ha convertido en la única candidata en recibir el visto bueno de la OMS luego de leer los datos provistos por Johnson & Johnson y por la FDA. Con esto, se espera que pronto las mujeres embarazadas –que forman parte de la población de riesgo ante el coronavirus– puedan contar con una opción de protección segura.

Lea también:

FDA confirma que la vacuna contra COVID-19 de Johnson & Johnson es segura y eficaz

Escribir un comentario