Mujer conduciendo una bicicleta en un paisaje costero al atardecer.

En estos tiempos de lucha contra la obesidad y sus enfermedades derivadas, saber qué factores favorecen y optimizan la capacidad de quema de grasa corporal de hombres y mujeres puede ser de gran utilidad.

Siguiendo este objetivo, una nueva investigación realizada por el Centro de Nutrición, Ejercicio y Metabolismo de la Universidad de Bath ha arrojado un hallazgo interesante. Curiosamente, las mujeres que están en forma y llevan una vida saludable tienden a quemar más grasa al hacer ejercicio en comparación con los hombres.

El papel de la quema de grasa en la salud y rendimiento deportivo

La quema de grasa es de vital importancia para el mantenimiento de la salud humana: permite mantener un ritmo metabólico adecuado, mejora la sensibilidad a la insulina y reduce el riesgo de desarrollar enfermedades como la diabetes tipo 2.

Pero será aún más importante en entornos deportivos, especialmente en disciplinas de resistencia y distancia. En estos casos, la forma en que el organismo quema la grasa puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso en las competiciones.

Los estudios previos sobre el tema han demostrado que las reservas de carbohidratos en el cuerpo de atletas de resistencia se agotan rápidamente mientras hacen ejercicio. Esto es, en parte, evidencia de la importancia de las reservas de grasa para el buen rendimiento de un atleta.

Las mujeres parecen quemar más grasa que los hombres al hacer ejercicio

Como ejemplo, un estudio publicado en la Revista Internacional de Nutrición Deportiva y Medicina del Ejercicio en el que participaron 73 adultos sanos de 19 a 63 años. Los investigadores examinaron el estilo de vida y los factores biológicos necesarios para una quema de grasa óptima durante el ejercicio.

Mujer agachada amarrando las trenzas de sus zapatos para quemar grasa haciendo ejercicio.

Para ello, diseñaron una prueba de aptitud en bicicleta en la que midieron indicadores clave mientras los participantes la ejecutaban. Así descubrieron que las mujeres, y específicamente, las que estaban en mejor condición física, eran más propensas a quemar grasa de manera más eficiencia mientras hacían ejercicio. Este hallazgo se mantuvo independientemente de la edad.

“Nuestro estudio encontró que las mujeres suelen tener una mayor dependencia de la grasa como fuente de combustible durante el ejercicio que los hombres”, afirma el autor principal de ambos artículos, Ollie Chrzanowski-Smith de la Universidad de Bath.

Una correlación entre proteínas en los músculos

Mientras que un segundo estudio publicado en la revista Experimental Physiology se enfocó más en los factores moleculares a nivel de los músculos y tejido graso que influyen en la quema de grasa. En este caso, los investigadores hicieron biopsias de grasa y músculo de los participantes para identificar las proteínas que podrían afectar su capacidad para quemar grasa.

Así descubrieron una correlación entre las proteínas en el músculo que participan en la descomposición de la grasa almacenada en ácidos grasos más pequeños y las proteínas involucradas en el transporte de esos ácidos grasos a las mitocondrias en el músculo. Esta correlación parecía tender a una mayor capacidad para quemar grasa, pero aún así no lograron explicar por qué las mujeres la llevaban a cabo de manera más eficiente que los hombres.

“Comprender los mecanismos detrás de estas diferencias sexuales en el uso de combustible puede ayudar a explicar por qué ser mujer parece conferir una ventaja metabólica para la sensibilidad a la insulina, un marcador importante de la salud metabólica”.

El equipo hace énfasis en que la capacidad del cuerpo para quemar grasa no debe confundirse con la capacidad para perder peso. En este sentido, conviene aclarar que la pérdida de peso se produce básicamente por el consumo de menos calorías de las que se gastan, lo que genera un déficit energético. Esto se puede lograr bien reduciendo la ingesta de ciertos alimentos y/o aumentando la actividad física.

La capacidad de quemar grasa como protección contra el aumento de peso

A pesar de que no son lo mismo, los hallazgos de estos dos estudios sugieren que la capacidad de quemar grasa como combustible parece ser una buena protección contra el aumento de peso el futuro. En pocas palabras, esta mayor capacidad puede servir también para controlar el peso, como indica el Dr. Javier González, también del Departamento de Salud de la Universidad de Bath:

“Sin embargo, las personas con una mayor capacidad para quemar grasa como combustible parecen estar algo protegidos contra el aumento de peso futuro, lo que podría estar relacionado con la forma en que la quema de grasa afecta la ingesta de alimentos y el gasto energético”.

De modo que los beneficios de esta capacidad no se limitan a los atletas de resistencia durante sus arduas competencias, sino que también podrían funcionar para mantener un peso saludable.

Referencia:

Determinants of Peak Fat Oxidation Rates During Cycling in Healthy Men and Women. https://journals.humankinetics.com/view/journals/ijsnem/aop/article-10.1123-ijsnem.2020-0262/article-10.1123-ijsnem.2020-0262.xml