Figura de cera de una veterinaria sosteniendo un cachorro.
Vía Pixabay.

Así como los médicos se encargan de velar por nuestra salud y mantenernos sanos, los veterinarios son los responsables de curar y proteger el bienestar de los animales –sean estos mascotas o criaturas salvajes–. La veterinaria, como profesión, exige a todos un alto nivel de compromiso, un vasto conocimiento y mucha adaptabilidad, pero lastimosamente a cambio no ofrece las mismas condiciones de trabajo para todos.

La medicina veterinaria, según un reciente estudio publicado en el Journal of the American Veterinary Medical Association, presenta una marcada diferencia entre el sueldo que ofrece a las mujeres con relación al que ofrece a los hombres.

Para demostrarlo, los investigadores Clinton L. Neill, Ange Thomas Kakpo y Roger Mack trabajaron con una muestra de 2.760 en Estados Unidos. Al final de su estudio, las principales conclusiones que pudieron obtener fueron las siguientes:

Una primera vez en la investigación veterinaria

Según resaltan los autores, este estudio se ha convertido en el primero en su tipo. Por ende, coloca el primer precedente en el área del análisis de la distribución salarial en el mundo de la veterinaria.

Lastimosamente, sus resultados no han dejado el primer registro más positivo. De hecho, su investigación ha revelado la existencia de una gran brecha entre los suelos de las veterinarias y los veterinarios.

El sueldo de las veterinarias es hasta 100 mil dólares menor que el de los hombres

La investigación llevada a cabo por científicos de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Cornell el sueldo anual de las mujeres puede ser notoriamente menor que el de los hombres. En los casos más notorios, la diferencia entre uno y otro puede rondar incluso los 100 mil dólares. Sumado a esto, los investigadores han notado que la situación parece mostrarse de forma más notoria en profesionales recién graduados.

La brecha se cierra con el paso del tiempo. Pero, para entonces, el daño ya está hecho

En la investigación, los científicos notaron que las veterinarias presentaban las brechas de sueldo más grandes al inicio de sus carreras. En otras palabras, a medida que avanzaban en su profesión iban obteniendo una remuneración más justa por su trabajo.

Figura de cera de un veterinario sosteniendo un cachorro.
Los veterinarios continúan teniendo un mejor sueldo anual que las veterinarias. Vía Pixabay.

Según sus datos, la diferencia salarial solía disiparse bastante luego de los 25 años de ejercicio de la carrera. Por un lado, es positivo saber que la constancia en el campo sí es reconocida adecuadamente con el tiempo.

Sin embargo, esta diferenciación en el punto de partida hace que, por simple configuración, los hombres sean más propensos a haber acumulado una mayor paga a lo largo de su carrera. En pocas palabras, suelen poseer una base económica más sólida que las mujeres.

Una oportunidad para cambiar

A pesar de que las primeras noticias que ha traído este estudio no retratan una situación positiva, sí abren las puertas a nuevas posibilidades. Ahora que, por primera vez, este problema se ha estudiado y comunicado, será mucho más fácil que se aborde de nuevo en el futuro cercano.

Gracias a esto, será posible trabajar en iniciativas que vayan directamente dedicadas a solventar la situación. Por ahora, no se conocen exactamente las causas de esta, pero los autores citan como posibles causas elementos como el sesgo inconsciente, la menor financiación externa a mujeres y las diferentes expectativas de la sociedad.

En futuras investigaciones, sería posible abordar este dilema para buscar respuestas más específicas. De esta forma, se estaría dando un primer paso para poder trabajar activamente en resolverlo.

Referencia:

The role of experience, specialty certification, and practice ownership in the gender wage gap for veterinarians in the United States: https://doi.org/10.2460/javma.258.6.591

Lea también:

¿Pueden los veterinarios ayudar a atender pacientes humanos con coronavirus?