Imagen de un satélite en el cielo orbitando alrededor de la Tierra.
Vía SnappyGoat.

Las naves y sondas que enviamos al espacio no son las únicas viajeras que lo surcan más allá de las órbitas planetarias. Antes de que a la humanidad siquiera se le ocurriera la idea de mirar al cielo, estos cuerpos rocosos, los viajeros originales, ya se movían por la galaxia. Ahora sabemos que estos son denominados asteroides y que, con nuevos procesos como la polarización, nuestro avistamiento de los mismos podría llegar a un siguiente nivel.

Para sugerir esta posibilidad los investigadores Dylan C. Hickson, Anne K. Virkki, Phil Perillat, Michael C. Nolan y Sriram S. Bhiravarasu publicaron su estudio en el The Planetary Science Journal. Este utilizó los datos del Observatorio de Arecibo en Puerto Rico –recopilados desde 1999 hasta 2015– para poder poner a prueba las capacidades de la polarización.

La polarización: un método más efectivo para el avistamiento de asteroides

Dentro de la instalación, que pertenece a la Fundación Nacional de Ciencias de Estados Unidos, los investigadores buscaron una forma distinta de interpretar los datos obtenidos por su radar, haciendo énfasis en las propiedades de la polarización.

Según los investigadores, se puede utilizar la polarización no solo para el avistamiento de los asteroides, sino también para su caracterización. Todo ya que, al captar la forma en la que la luz rebota sobre las superficies de la roca espacial podrían darnos más pistas de cómo es esta, qué la compone y de qué manera está estructurada.

“Si la superficie del asteroide fuera un espejo liso, por ejemplo, invertirá la polarización ‘perfectamente’ cuando la señal se refleje. Con una superficie rugosa y rocosa, la luz interactuará con los bordes de la roca, las grietas y los granos, y se reflejará en un polarización completamente diferente”, explicó Hickson.

Un asunto de seguridad

Ilustración de un satélite en el cielo orbitando alrededor de la Tierra.
Crédito: U.S. National Archives.

Los autores comentaron que esta investigación sobre la polarización podría colaborar con el avistamiento de asteroides en temas de seguridad. Como sabemos, existen varios cuerpos celestes en el espacio que podrían estar en riesgo de colisionar con la Tierra en algún momento.

Ahora, con la polarización no solo se haría más fácil el avistamiento de los asteroides potencialmente peligrosos. De hecho, también se haría posible clasificarlos según el nivel de “amenaza” que representen.

Todo debido a las características de su superficie y a su composición. Ya que, como comentá Hickson “un asteroide poroso y esponjoso no representa una amenaza de impacto tan grande como un asteroide denso y rocoso”. Por ende, el nivel de precauciones y preparaciones para reaccionar ante uno u otro no son iguales.

El uso de la polarización para el avistamiento de asteroides aún tiene sus limitantes

A pesar de que la llamada descomposición polarimétrica puede ayudarnos a tener más detalles sobre los asteroides, aún no nos ofrece un 100% de confiabilidad. Por este motivo, puede haber características que se le escapen o que no pueda retratar adecuadamente.

Un ejemplo de esto se dio con la misión OSIRIS REx enviada al asteroide Bennu por la NASA. Según parece, la roca espacial mostró ser mucho más rocosa de lo que se estimaba. Por este motivo, el proceso de muestreo tuvo que cambiar de ubicación para poder acceder a terreno lo suficientemente suelto.

Según Hickson:

“Nuestros resultados proporcionan una metodología para extraer más información sobre las propiedades de la superficie [de los asteroides] a partir de las observaciones, lo que nos da una mejor imagen de cómo se ven estas misteriosas superficies”.

Como ya mencionamos, las observaciones aún no son perfectas, pero pueden pulirse con el tiempo. Sobre todo porque esta técnica de polarización no solo sirve para “datos de archivo” como menciona Hickson, sino que también podría ser la base futuros avistamientos de asteroides.

Referencia:

Polarimetric Decomposition of Near-Earth Asteroids Using Arecibo Radar Observations: https://doi.org/10.3847/PSJ/abd846

Lea también:

¿Realmente Rocket Lab lanzó un satélite al espacio en secreto?