Ilustración de un meteorito a punto de tocar el suelo, se creía que así se creía que fue el origen del cráter más antiguo del planeta.
Crédito: Chris Butler/Science Source.

El paso de la humanidad por la tierra ha sido efímero si lo comparamos con la cantidad de tiempo que esta ha existido. Debido a esto, hay mucho de su historia que simplemente no conocemos. Para desentrañarla un poco más, recientemente se ha publicado una investigación que contradice la típica teoría que liga el origen del cráter más antiguo del planeta a un meteorito.

El estudio que da respaldo a estas afirmaciones se publicó en la revista científica Earth and Planetary Science Letters. Para su realización, los investigadores Chris Yakymchuk, Christopher L. Kirkland, Aaron J. Cavosie, Kristoffer Szilas, Julie Hollis, Nicholas J. Gardiner, Pedro Waterton, Agnete Steenfelt y Laure Martin debieron unir fuerzas.

Según sus sospechas, este milenario cráter en realidad no se debió crear a causa del impacto de un meteorito. De hecho, la explicación que plantean a cambio es mucho más mundana.

El cráter más antiguo del mundo no tuvo su origen a causa del un meteorito

En un principio, se pensaba que la situación de la estructura Maniitsoq (de 100 kilómetros de ancho) era un “cráter de impacto”. En otras palabras, una de las deformaciones terrestres que se crearon miles de millones de años atrás, cuando la Tierra recibió varios impactos de meteoritos gigantes.

Ahora, el nuevo estudio recién publicado contradice esta idea con nuevas evidencias. Para conseguirlas, los investigadores realizaron variados estudios que incluyeron el mapeo de campo, la datación de rocas y variadas técnicas de análisis químico geológico.

Con la sumatoria de los datos obtenidos, los autores confirmaron que el cráter más antiguo del mundo tuvo su origen del mismo modo que el resto de la región: a través de procesos geológicos típicos de la Tierra. En otras palabras, la estructura y formación de este gigante no tuvo nada que ver con alguna intervención de fuera de este mundo.

La edad de este coloso ya no es suficiente para que mantenga su título como el cráter más antiguo del mundo

Se sabe que Maniitsoq debe tener por lo menos unos 3 mil millones de años de antigüedad. Esto se ha comprobado a través de las muestras internas del cráter, que hacen referencia a la era Arcaica (que se dio entre los 4 mil y los 2,5 mil millones de años atrás).

A pesar de que este detalle no cambia, su título como el “cráter de impacto más antiguo” debe ser revocado. Ya que se comprobó que el nacimiento de la enorme estructura no tuvo que ver con ningún meteorito.

Debido a esta situación, la “la estructura 2.23 Ga Yarrabubba en Australia Occidental [queda ahora] como la estructura de impacto terrestre confirmada más antigua”, tal como dijeron los investigadores en su estudio.

El nuevo cráter más antiguo de la Tierra.

Fotografía del cráter más antiguo de la Tierra visto desde el cielo.
Crédito: ABC Kimberley: Matthew Moreton-Deakin.

Específicamente, la formación Yarrabubba en Australia Occidental tiene 2.229 mil millones de años de antigüedad. Con esto, también se pierde el más grande representante de los cráteres de impacto en la era Arcaica, ya que Maniitsoq tampoco puede entrar más en esta categoría. Lo que deja a los investigadores con un enorme vacío de información que Yarrabubba no puede llenar.

Referencia:

Stirred not shaken; critical evaluation of a proposed Archean meteorite impact in West Greenland: https://doi.org/10.1016/j.epsl.2020.116730

Lea también:

Modelo 3D muestra el interior de un cráter de permafrost gigante en Rusia