Mano con una curita en su dorso.
Crédito: Marco Verch/Flickr.

La ciencia está en constante evolución y muta, por ejemplo, para ayudar al constante mejoramiento de áreas como la salud. En esta oportunidad, nos encontramos con una perfecta representación de ello a través de un reciente estudio. Dentro de él , se plantea que la electricidad podría comenzar a ser utilizada como un apoyo para la cicatrización de heridas.

La investigación en sí se publicó virtualmente hace poco en la revista científica Lab on a Chip, de la Royal Society of Chemistry. Asimismo, el equipo de estudio que trabajó en su realización estuvo conformado por Prashanth Mohana Sundaram, Kaushik K. Rangharajan, Ehsan Akbari, Tanner J. Hadick, Jonathan W. Song y Shaurya Prakash.

Comprobado: la electricidad es de ayuda para la cicatrización de heridas

La investigación, dirigida por Prakash, de la Universidad de Ohio, se llevó a cabo en células humanas, estudiadas en laboratorio. Según el científico, la especulación inicial del equipo era que se podía estimular el crecimiento de los vasos sanguíneos si se los estimulaba con electricidad.

Resulta importante este detalle ya que, cuando recibidos una herida, los vasos sanguíneos se rompen y su estructura se interrumpe. De allí que, entonces, el fomentar su recuperación con electricidad pudiera ser una alternativa para ayudar a la cicatrización de heridas.

Luego de investigar los efectos de un voltaje contante acompañado con una con una corriente eléctrica y flujo ininterrumpido de fluido, Prakash afirmó que:

“(…) descubrimos que la respuesta de las células en nuestros modelos de vasos sanguíneos muestra una promesa significativa para cambiar la permeabilidad de los vasos que pueden tener resultados positivos para nuestro trabajo en curso en la curación de heridas”, dijo Prakash.

¿Por qué la electricidad podría favorecer la cicatrización?

A pesar de que el estudio no se enfocó totalmente en los porqués detrás del proceso, igualmente sugirió algunas explicaciones. Por ejemplo, en primer lugar, se sabe entonces que la electricidad influye en la cicatrización de heridas al estimular el crecimiento de vasos sanguíneos.

Esto, a su vez, implica un aumento en la permeabilidad de los mismos, que se traduce en la capacidad de que la sangre, junto a todas las células y nutrientes que viajan en ella, se movilice más rápido al área dañada. Un detalle que, en consecuencia, permitirá que se coagule más rápido para sellar la herida y comenzar los procesos de reparación del tejido.

Representación de la electricidad favoreciendo la irrigación de sangre de los vasos sanguíneos y promoviendo la cicatrización de las heridas.

Crédito: Dennis Mathias.Ahora, según los comentarios de los autores, el origen de la estimulación parece ser una respuesta de las proteínas al voltaje eléctrico constante. Sin embargo, como la meta del estudio no era determinar el porqué detrás de este fenómeno, los datos recopilados no fueron suficientes para dar una respuesta concluyente.

Prakash comenta que, en futuras investigaciones, deberán ver qué tan viable es realmente el uso de electricidad para favorecer la regeneración de tejidos. Asimismo, su estudio podría inspirara a otros investigadores a ahondar en los motivos por los que el método parece ser efectivo y cómo interactúa con el organismo.

Referencia:

Direct current electric field regulates endothelial permeability under physiologically relevant fluid forces in a microfluidic vessel bifurcation model: http://dx.doi.org/10.1039/D0LC00507J

Lea también:

¿Por qué las heridas se curan más lento a medida que envejecemos?