Bien dicen que nuestros ojos son la ventana del alma, ahora además de reflejar nuestros sentimientos y emociones, también son capaces de revelar cuando estamos visualizamos archivos deepfakes. Esos archivos falsos ultrarealistas promotores de cadenas de información engañosa que muchas veces nos hacen dudar de la realidad.

Esto se debe gracias a un grupo de científicos de la Universidad de Buffalo, quienes han desarrollado una inteligencia artificial que analiza el reflejo de la luz en nuestros ojos y valida si estamos frente a un archivo producto del aprendizaje profundo.

94 por ciento de efectividad con imágenes al estilo retrato

La tecnología se ha probado con imágenes tipo retrato, arrojando un 94 por ciento de efectividad con archivos de este tipo. Pero, ¿cómo funciona la IA? Esta analiza las córneas de nuestros ojos y toma como referencia su superficie, puesto que funciona como un espejo. En pocas palabras, lo que hace es detectar el patrón que se reflecta en nuestros ojos cuando se iluminan.

Deepfakes
Créditos: Getty images

En efecto, la inteligencia artificial buscará aquellos desperfectos e inconsistencias entre la imagen real y la reflejada en nuestros ojos. Generalmente una toma real se refleja de forma similar en ambos ojos, porque están viendo lo mismo. Por el contrario, cuando la imagen es un deepfake las formas geométricas y las ubicaciones no coinciden.

Entre menor sea la puntuación, mayor probabilidad de que sea un deepfake

Tras analizar el reflejo en cada ojo, el algoritmo asigna un valor de concordancia, entre menor sea la puntuación, mayor probabilidad hay de que estemos frente a un archivo deepfake.

Sin embargo, el método no es tan preciso. Hasta ahora solo funciona con imágenes tipo retrato, y si el rostro no apunta directamente a la cámara “es probable que el sistema produzca falsos positivos”. En efecto, los científicos trabajan para corregir esta falla y mejorar el sistema.

Lea también:

Deepfakes no consensuales en sitios porno no serán removidos

Escribir un comentario