Representación de una estructura humana, como una estación espacial científica en la Luna, como la que quieren crear Rusia y China.
Crédito: Roscosmos.

Las agencias espaciales de China y Rusia han firmado un nuevo acuerdo para construir conjuntamente una estación espacial en la Luna. Roscosmos anunció su convenio con la Administración Nacional del Espacio de China (CNSA, por sus siglas en inglés) a través de una publicación en su página oficial.

Sumado a esto, también dio a conocer la situación a sus seguidores de Twitter a través de un conciso tuit en el que se estipulaba lo siguiente:

“El jefe de Roscosmos, Dmitry Rogozin, y el jefe de CNSA, Sr. Zhang Kejian, firmaron un Memorando de Entendimiento entre el Gobierno de la República Popular China y el Gobierno de la Federación de Rusia sobre cooperación en la creación de una Estación Lunar Científica Internacional”.

Gracias a este anuncio, sabemos que en el futuro cercano podremos esperar una cooperación mucho más estrechas entre estas dos naciones que, históricamente, siempre han estado presentes en la carrera por conquistar el espacio.

China y Rusia unirán fuerzas para construir una estación espacial en la Luna

Según el comunicado presentado por Roscosmos, las agencias unirán fuerzas para crear un “complejo de instalaciones de investigación experimental creadas en la superficie y/o la órbita de la Luna”. El acuerdo comenzaría a funcionar junto a la misión rusa con la nave espacial orbital Luna-Resurs-1 (OA).

Sin embargo, como otra prueba del nuevo espíritu de cooperación, Rogozin también hizo otro anuncio en su cuenta de Twitter:

“También invité a mi colega chino Zhang Kejian a visitar el lanzamiento desde el cosmódromo de Vostochny de nuestra misión Luna-25”.

Se espera que el despegue de este módulo lunar se dé el 1 de octubre. Si todo sale según lo planeado, sería el primero en su tipo en despear de Rusia desde 1976.

Con esta muestra de cooperación, los China y Rusia iniciarán sus esfuerzos por construir la ‘Estación Lunar Científica Internacional’. Según la CNSA, este proyecto se encuentra abierto para cualquier otro país interesado en colaborar con su desarrollo, por lo que no necesariamente será una cooperación exclusiva entre las dos naciones.

Ya que, como meta final, su proyecto espera poder “fortalecer la cooperación en investigación y promover la exploración y el uso de espacio ultraterrestre con fines pacíficos en interés de toda la humanidad”.

China y Rusia han dejado su marca de diferentes formas a lo largo de la historia

A pesar de que los esfuerzos de Estados Unidos y China son más recordados en la actualidad, Rusia también estuvo presente durante los primeros intentos de conquistar el espacio y la Luna. Como bien sabemos, este último hito se lo llevó Estados Unidos, pero el primer hombre enviado al espacio salió de Rusia.

Asimismo, tan solo meses más tarde, Valentina Tereshkova, también de Rusia, se convertiría en la primera mujer en viajar al espacio. Sin embargo, luego de esto, sus incursiones en el espacio han sido menos notorias, a pesar de que no se han detenido por completo.

Por su parte, China ha vivido un proceso opuesto. En un principio sus esfuerzos no eran tan notorios. Pero ahora se encuentra a la cabeza no solo de los programas de exploración lunar, sino también de Marte a través de su misión Tianwen-1 –que actualmente recorre la superficie del planeta rojo–.

Ahora, la cooperación entre China y Rusia para la creación de la estación espacial en la Luna podría crear un antes y un después para ambas naciones. Sobre todo ya que su proyecto parece ir a la par de propuestas internacionales afines como los Acuerdos de Artemisa propuestos por la NASA en el 2020 –Rusia se negó a ser parte de este último–.

Lea también:

¿Por qué parece que China va ganando la nueva carrera espacial?