La nave conocida como SN10 Starship se impulsó gracias a tres motores. Esto le permitió alcanzar una altitud de 10 mil metros, además de volar en sentido horizontal. Tras haber realizado estas maniobras, el aparato comenzó a descender, consiguiendo aterrizar en el punto indicado sin mayor problema.

Si bien SpaceX logró que su prototipo de nave espacial aterrizara en Boca Chica, Texas, este se incendió y terminó explotando. ¿Por qué?

El prototipo de SpaceX tocó el suelo de forma violenta

A diferencia de prototipos anteriores, el SN10 Starship logró tocar el suelo y aterrizar en el punto fijado por la compañía de Elon Musk. No obstante, el descenso fue violento, lo cual provocó un incendio alrededor del aparato. En efecto, ocho minutos más tarde, la nave estalló.

“El motor SN10 tenía poco empuje debido (probablemente) a la ingestión parcial de helio del tanque del cabezal de combustible. Impacto de piernas aplastadas de 10 m / s y parte de la falda. Varias correcciones en el trabajo para SN11”, indica Musk en el tweet.

Grandes avances

Como mencionamos, el SN10 Starship logró lo que prototipos anteriores no consiguieron: aterrizar. En este caso, el sistema de vacío tuvo varias modificaciones. “Se usó helio en el cabezal para evitar el colapso del espacio vacío por salpicaduras, lo que sucedió en un vuelo anterior. Culpa mía por aprobarlo. Sonaba bien en ese momento”, agrega Musk. “Si se hubiera utilizado la presurización autógena, lo más probable es que las burbujas de CH4 se hubieran convertido en líquido”.

Con todo esto, la compañía tiene mucho en lo que trabajar, además de detalles que corregir. No obstante, no deja de ser un gran avance, después de todo es la primera vez que SpaceX logra despegar y aterrizar una nave de este tipo.

De cara al futuro, estos aparatos se utilizarían para realizar vuelos a la Luna y eventualmente turismo en Marte. ¿Lo lograrán?

Lea también:

SpaceX llevará civiles a la órbita terrestre a finales del 2021

Escribir un comentario