Representación de una nave espacial como las de la NASA, en medio de una misión de exploración espacial en búsqueda de vida extraterrestre.
Vía StockSnap.

Durante décadas, la humanidad ha hecho intentos por explorar el espacio y conocer cada vez más de él. Aunque aún estamos lejos de saberlo todo, al menos hemos desarrollado herramientas que nos ayudarán a responder preguntas poco a poco. Ahora, una particular que nos ha perseguido por generaciones es si estamos solos en este enorme universo. Para poder determinarlo, agencias como la NASA podrían tomar nota de estas nuevas ideas para detectar vida extraterrestre en el espacio.

La recopilación de sugerencias se publicó en la revista Acta Astronautica de este mes. Dentro de ella, los investigadores Hector Socas-Navarro, Jacob Haqq-Misra, Jason T. Wright, Ravi Kopparapug, James Benford y Ross Davis dan a conocer las ideas más resaltantes que surgieron del encuentro TechnoClimes 2020 auspiciado por la NASA

Este se llevó a cabo de forma virtual en su mayoría y tuvo como sede principal el Blue Marble Space Institute of Science, en Seattle, EE. UU. A él asistió un grupo interdisciplinario de 53 investigadores, provenientes de 13 países distintos.

Estas son algunas de las ideas que se ofrecieron para las futuras misiones de la NASA en la búsqueda de vida extraterrestre

Durante el encuentro, los investigadores debatieron sobre cuáles serían las mejores “tecnofirmas” que la NASA debería buscar si quiere identificar vida extraterrestre en el espacio. Estas son simplemente evidencias que delatan el uso de tecnología o el desarrollo de actividad industrial en otras partes del universo.

Claramente, hasta la fecha no se ha identificado ninguna de estas, por lo que no se ha podido comprobar la existencia de vida en el espacio. Ahora, los investigadores están proponiendo nuevos marcadores que evaluar con los que los resultados de la búsqueda podrían hacerse más prometedores.

Una de las tecnofirmas más llamativas –pero menos probables– que se plantearon en el encuentro fue la ubicación de rastros de obras de ingeniería de gran magnitud. En este caso, se está tratando la idea de vida en el espacio bajo la hipótesis de que son civilizaciones lo suficientemente desarrolladas como para llevar a cabo este tipo de construcciones.

Vía Pixy.

Como ejemplos de ellas, mencionaron el uso de posibles escudos térmicos con los que evitar la incidencia excesiva del Sol en un planeta. O además, el uso de las llamadas esferas Dyson, para aprovechar de forma óptima las emisiones de luz que esta provee.

Por otro lado, otra tecnofirma más posible, pero aún así difícil de encontrar, sería la presencia de contaminación industrial en la atmósfera de un planeta. Esto debido a que, con ella, se evidenciaría un tipo de residuo que solo podría dejar la actividad de la vida inteligente. Igualmente, “enjambres” de satélites fuera de un planeta también podrían ser otro claro indicio.

Sobre la NASA y su breve intento de exploración espacial en busca de vida extraterrestre

Este 2021 no es la primera vez que la NASA muestra interés en la búsqueda de signos de vida extraterrestre en nuestro universo. De hecho, para inicios de los noventa, la agencia espacial tenía en vigencia su programa SETI, dedicado exclusivamente a la detección de señales de vida fuera de la Tierra.

Dicho programa no duró mucho, ya que en 1993 fue cancelado de forma permanente. Con esto, sus proyectos de investigación en Puerto Rico con el radiotelescopio gigante de Arecibo y en California con las antenas de la Deep Space Network, también debieron detenerse.

La NASA en la actualidad

Ahora, casi tres décadas más tarde, los avances de la tecnología y el continuo descubrimiento de nuevos exoplanetas han llevado a la NASA a interesarse de nuevo en el proyecto. De allí que, por ejemplo, usara a su nuevo rover Perseverance para buscar al menos rastros de vida antigua en Marte, con los que al menos comprobar que el planeta rojo la tuvo en algún momento de su historia.

Estas nuevas ideas presentadas por el grupo de investigadores podrían ser justo lo que la agencia espacial necesita para plantearse nuevas misiones de exploración más ambiciosas. Ya que, al paso que vamos, es cada vez más posible que, en el futuro, podamos realmente encontrarnos con algún tipo de forma de vida en el espacio.

Claramente, aún no sabemos si esta será simple, como lo fue una vez en la Tierra durante sus inicios, o si será compleja –de forma que se vea tan o más avanzada que la nuestra–. Por ahora, estas preguntas solo pueden responderse con especulaciones. Pero, esperemos que en un futuro, tengamos hechos con las que finalmente respaldar la respuesta.

Referencia:

Concepts for future missions to search for technosignatures: https://doi.org/10.1016/j.actaastro.2021.02.029

Lea también:

¿Qué falta por hacer para encontrar alienígenas?