Mano extendida tomando una pequeña cantidad de japón de un dispensador.
Vía Pixy.

La higiene de las manos es un elemento vital para mantenernos sanos. A pesar de ello, muchos ignoran las formas correctas de fomentar dicha limpieza. Actualmente, la atención sobre este tema ha aumentado debido a la pandemia del coronavirus. Sin embargo, siguen apareciendo puntos que aún no se tienen claros, como cuál es la cantidad correcta de jabón que debemos usar para propiciar una limpieza efectiva.

De allí que sea necesario ahondar un poco para intentar comprender cómo las cantidades de jabón pueden promover una limpieza más adecuada. De forma que se pueda aprender a seleccionar las dosis correctas para mantener nuestras manos bien aseadas.

La importancia de lavar nuestras manos

No solo es durante esta situación de pandemia que el lavado de manos muestra su importancia. De hecho, este simple acto es un aliado vital para nosotros si deseamos mantenernos sanos y proteger a nuestro organismo contra todo tipo de patógenos dañinos.

Ya sabemos que el lavado de manos es importante, y que también el proceso de secado debe ser realizado de una forma específica para obtener mejores resultados. Sin embargo, como mencionamos, no tenemos tan claro qué tanta sea la cantidad de jabón necesaria para obtener nos mejores resultados.

En busca de una respuesta a esta incógnita, portales como The Dollar Shave Club y CleanLink ofrecieron puntos de referencia que ahora podemos utilizar. A pesar de que no hay estudios oficiales aún en el área, al menos podemos tener un conocimiento básico sobre ella.

La cantidad correcta de jabón dependerá de variados factores

Según The Dollar Shave Club, la cantidad correcta de jabón a utilizar dependerá de variados factores. En primer lugar, es importante que tomemos en cuenta el tamaño de nuestras manos, ya que una misma cantidad no se esparcirá del mismo modo, por ejemplo, en las manos de un niño en comparación con las de un hombre adulto.

En general, lo más importante es que la cantidad utilizada permita distribuir el jabón en todas las superficies de la mano y hacer aunque sea un poco de espuma. Si esto se logra, entonces contaremos con las cantidades correctas.

Sumado a lo anterior, también debemos considerar el nivel de suciedad cotidiano de nuestras manos. Si trabajamos en jardinería, construcción o afines, por ejemplo, seguramente tendremos más que limpiar que una persona que trabaja en una oficina. De allí que entonces las cantidades de jabón también deban ajustarse a lo sucias que estén nuestras manos.

Acá, nuevamente, es importante no solo que el jabón cubra toda la mano, sino que visiblemente remueva la suciedad y haga espuma. Cuando algo está muy sucio el jabón puede cortarse y perder partes de sus propiedades. En estos casos, lo mejor es repetir la dosis hasta que se vea la espuma de siempre.

¿Cantidad o calidad?

Par de dispensadores de jabón con una mano presionando uno de ellos para sacar el contenido.
Crédito: Ken Boyd. Vía Pixabay.

Definitivamente, calidad. Aunque sepamos cuál es la cantidad correcta de jabón que debemos colocar en nuestras manos, este no será tan efectivo si tiene mala calidad. Por esto, tal como nos recuerda CleanLink, vale la pena invertir en un buen jabón que realmente sea capaz de limpiar eficientemente nuestras manos.

Asimismo, en general, los jabones de espuma suelen ser un poco más efectivos que los líquidos, ya que facilitan la cobertura total de las superficies de las manos. Por ello, si buscas alguna alternativa más favorable para tu higiene diaria, tal vez estos podrían ser tu mejor opción.

La cantidad correcta de jabón no servirá de nada si no sabemos cómo aplicarlo

Ya sea que hayamos decidido usar solo lo que ofrece el dispensador, un poco más o un poco menos, es vital que sepamos sacar provecho del producto. Como mencionamos más arriba, los jabones espumosos tienden a ofrecer una mejor cobertura. Sin embargo, cualquiera que se escoja podrá dar esta comodidad siempre que sea de calidad y sepamos cómo esparcirlo.

Para esto, deberemos seguir los lineamientos para el adecuado aseo de manos que han publicado instituciones como los CDC (Centers for Disease Control and Prevention) de Estados Unidos. Asimismo, será vital seguir el consejo de los expertos, como el de la profesora Rachael Lee, de la Universidad de Alabama en Birmingham, quien comentó a la revista SELF que:

“Frotar durante 20 segundos permite que el jabón penetre en las paredes celulares y destruya bacterias y virus”.

Por lo que, pongamos cuanto pongamos en nuestras manos, lo que hará la diferencia no necesariamente será que tengamos la cantidad correcta de jabón, sino que le permitamos cubrir y penetrar adecuadamente todas las áreas que debe limpiar.

Lea también:

¿Qué tan higiénico es mezclar nuestro jabón líquido con agua para que dure más?